La vejez de los perros

Nuestro perro ha estado a nuestro lado durante toda su vida. Nos ha acompañado siempre y nos ha dado momentos divertidos y alegres. Ahora es el momento de que le devolvamos toda la atención y el cariño que hemos recibido de él.

Esta es Naga, la fundadora más viejita de Gudog. Aunque tiene más de 15 años, todavía tiene mucha cuerda aunque ya tiene los primeros “achaques” de la edad. Ella fue la que nos dijo que “en una residencia canina nos íbamos a volver a meter nosotros” y por la que surgió la idea de Gudog. ¡Este post es para ella!

Naga

A todos nosotros nos gustaría que nuestro perro estuviese para siempre con nosotros, pero la esperanza de vida de los perros no es la misma que la de los humanos. Cada perro tiene una esperanza de vida diferente, pero en general, los perros suelen llegar a “la tercera edad” entre los 6 y los 9 años. Esto depende en parte de la raza, pero sobre todo se puede calcular por el tamaño del perro: el promedio es de 7 años, pero si es pequeño empezará a alcanzar la vejez en torno a los 9 años y si es grande antes, a los 6 años. La esperanza de vida de los perros está entre los 8 y los 15 años. Además, siempre se ha dicho que los perros de raza pura tienen una esperanza de vida menor a la de los perros mestizos, aunque estos últimos días hemos visto estudios que demuestran que esa información no es real.

Hay otras señales por las que podemos detectar que nuestro amigo de cuatro patas se está haciendo mayor:

  • Cuando empiezan a aparecer canas localizadas en los pies y alrededor del hocico.
  • Como en los humanos, la vista se va deteriorando con la edad. Le cuesta enfocar y no ve bien de lejos.
  • Si notas que se sobresalta cuando te ve llegar, o que no responde cuando le llamas, puede ser síntoma de que su audición está empeorando. Puede parecer que está continuamente desorientado o que tiene un comportamiento “despistado”, pero esto se debe, simplemente, a que no escucha bien lo que sucede a su alrededor.
  • Es posible que empiece a hacer sus necesidades a deshoras y en lugares donde nunca lo había hecho. Está perdiendo el control de sus esfínteres y no puede controlar sus deposiciones como lo hacía antes.
  • En su piel y su pelaje también se puede notar la diferencia, así que tendremos que prestar especial atención a los cuidados de su pelo para estimularlo y a su higiene para no descuidar su calidad de vida.
  • Por supuesto, el envejecimiento afecta especialmente a los huesos, que se debilitan y puede aparecer osteoartritis. El veterinario nos dará el tratamiento adecuado (probablemente con protectores de cartílago) para proteger sus huesos.
  • Evitar las infecciones que se derivan de un mal estado de la boca del perro es muy importante, ya que, si no se controlan, pueden derivar en enfermedades más serias como la endocarditis.
  • Al igual que en los humanos, es posible que nuestro perro, con la edad, comience a desarrollar alteraciones mentales llamadas disfunciones cognitivas. Su comportamiento varía, y suele mostrarse desorientado, insomne y confuso. Es posible que requiera más nuestra atención y permanezca constantemente cerca de nosotros. Es normal ya que eso le proporciona seguridad y bienestar.

Cuando empecemos a notar los inevitables síntomas de la vejez en nuestro perro, es importante que tomemos los cuidados geriátricos oportunos para procurarles una vejez tranquila y lo más llevadera posible.

  • En primer lugar es muy importante pedir consejo profesional, aumentar la regularidad de las visitas al veterinario para hacerle éxamenes que puedan detectar cuanto antes un posible problema de salud, para poder tratarlo.
  • Tenemos que asumir que nuestro perro ya no es el cachorro que era, su vitalidad ha disminuido y en consecuencia sus necesidades calóricas también son menores. Es muy importante ajustar su dieta a esta nueva situación. No es conveniente sobrealimentarlo, ya que sus huesos están más débiles y el sobrepeso puede causarle grandes problemas. Pero en ocasiones también puede ocurrir que pierdan el apetito, por lo que tendremos que procurar proporcionarles los nutrientes que necesita.
  • Siempre ha sido un miembro más de la familia, así que sigamos tratándole como tal. Adaptemos la vivienda a sus nuevas necesidades. Pongámosle un lugar de descanso más blandito, para evitar úlceras o callosidades. Y, dentro de lo posible, retiremos todo aquello que pueda resultarle un obstaculo a la hora de moverse por la casa.
  • Por último, aunque se les note con menos ganas de hacer ejercicio, es importante que mantengamos una rutina adecuada a su edad, hacer ejercicios especiales, que no le cansen demasiado pero que le ayuden a mantenerse en forma y le hagan divertirse y sentirse mejor.

Cuida de tu perro, mímalo y hazle feliz, especialmente en los últimos años de su vida. ¡Se lo merece!

No olvides visitarnos en Facebook y Twitter.

Perros y niños: la pareja ideal

Hay quien piensa que tener perros y niños en casa es incompatible, pero la realidad es completamente diferente. Recientes estudios muestran que, de hecho, los niños y los perros son muy parecidos, y no se trata sólo de que puedan convivir en armonía, sino que esta situación puede ser muy beneficiosa para los pequeños. A continuación os daremos algunas razones para darle a vuestro hijo un amiguito de cuatro patas.

Recuerda que los niños que estén con perros, deben estar siempre bajo la supervisión de un adulto. No olvidemos que los perros, perros son. Enseña a tu hijo a no molestar a los perros, a acercase y saludarles correctamente, y a no incordiarles cuando estén comiendo o durmiendo.

Seguridad

La primera razón es obvia: tener un perro en casa hará que tu hijo aprenda a sentirse seguro entre otros animales. ¿Existe una forma mejor para enseñarles eso?

Amabilidad
Cuando tu hijo se ponga provocador o simplemente un poco pesado, el perro se lo hará saber. Probablemente el perro le gruñirá un poco, se retirará y le privará del ratito de juego que el niño está buscando. Esto les enseñará a los niños que un carácter amable y afectuoso son importantes en el trato con otro ser vivo.

Confianza 

A medida que los niños crecen, van aprendiendo la importancia de ser fuerte y tener confianza en sí mismo. De lo contrario, la mayoría de los perros no les harán caso. Además, decirle al perro que se siente y ver cómo hace lo que le ha pedido, le dará al niño mucha confianza y ganas de seguir enseñando cosas a su nuevo amigo.

001aa0ba492811f1a7990d

Compañerismo 

Amistad. Tener un perro al lado le enseña al niño una gran lección, lo maravilloso que es tener un amigo cercano, y lo bien que sienta tener a alguien que depende de ti y tú de él. Esto ayuda a los pequeños a entender el valor de mantener una verdadera amistad. Aprovechamos este punto para recordaros la preciosa historia de Owen y Haatchi.

Protección

Un perro en casa puede hacer sentir a un niño mucho más seguro. Un perro puede asomarse al armario en busca de monstruos y mirar debajo de la cama para ver si está el hombre del saco. Puede reconfortar al pequeño si le da miedo la oscuridad, y hacerle sentir que su casa está protegida por un atento guardián.

Además, no olvidemos que los perros realmente protegen a sus dueños cuando ellos están en peligro.

Solidaridad

Los perros necesitan comer, dormir y salir fuera para hacer ejercicio y socializar. Por lo tanto, un perro es genial para enseñar a un niño que él no es el centro del universo, y que los demás también tienen necesidades.

Animals-Kids-Dogs

Responsabilidad 

Retomando el punto anterior, una vez el niño tenga la edad suficiente para participar en el cuidado del perro, aprenderá a adquirir responsabilidades. Haz una tabla con las tareas del niño y ponla en el frigorífico. Esto le enseñará al pequeño el compromiso y la responsabilidad con su mejor amigo.

¿Ya estás convencido? ¡Bien! Ahora puedes conocer las 10 razas de perros más amistosas con los pequeños.

child2

Buscamos desarrolladores para beca Talentum

Desarrollador en prácticas en Gudog

 

A través de Wayra, la aceleradora de start-ups de Telefonica de la que Gudog forma parte, estamos buscando desarrolladores que quieran realizar prácticas (remuneradas) en Gudog bajo el programa Talentum Startups.

Es muy importante que las personas interesadas se registren aquí antes del próximo 2 de Octubre que es cuando cierra la convocatoria.

Los detalles de las prácticas se pueden resumir en lo siguiente:

  • Practicas presenciales en la oficina de Gudog dentro del espacio Wayra en Madrid (Calle Gran Vía, 28).
  • Jornada de 5 horas (beca de 500 € / mes) o de 8 horas (beca de 800 € / mes).
  • Duración de 3 a 12 meses.

Seguir leyendo