artrosis en perros

La artrosis en perros

Bastante extendida entre humanos, sobre todo a partir de cierta edad, la artrosis también se puede dar en perros. Se trata de una enfermedad inflamatoria degenerativa que afecta el funcionamiento de las articulaciones. Esta dolencia es más extendida entre perros mayores y de gran tamaño. Aunque la mayoría de los casos de artrosis en perros se dan a partir de cierta edad, debido al envejecimiento del animal, también puede ocurrir por culpa de una factura o de una anomalía articular (displasia de cadera). Los huesos vienen unidos por articulaciones y dependiendo de en qué parte del cuerpo estén situados, se usarán más o menos. Por lógica, son las articulaciones que más movimiento tienen las que se gastarán más rápidamente. No existen cifras absolutas, pero en general los perros pueden empezar a sufrir ciertas molestias por artrosis a partir de los 12 años para las razas pequeñas y de los 8 años para las razas grandes. Muchos propietarios de perros sufren por ver a su amigo dolido por la artrosis y otros achaques de la edad, pero afortunadamente existen ciertas maneras para ayudarles a llevarlo de la mejor manera posible. Las vamos a ver en este artículo. 

Diferencias entre artritis y artrosis en perros

Muchas veces tendemos a confundir estas dos dolencias cuando en realidad son bastante distintas. La artritis es una enfermedad inflamatoria que puede darse por alteraciones inmunológicas,  post traumáticas o infecciosas. En casos de artritis se daña la membrana sinovial, la capa que recubre las articulaciones del cuerpo. Puede ocurrir en cualquier etapa de vida. La artrosis también es una enfermedad inflamatoria pero degenerativa. Suele ocurrir por la vejez y el desgaste de las articulaciones. Se produce una pérdida del cartílago que permite la movilidad de los huesos en las articulaciones, estos se terminan rozando y desgastando, provocando dolor. Aunque los perros pueden verse afectados por ambas enfermedades, la artrosis, por darse con la edad, es mucho más frecuente.

 

Síntomas de la artrosis en perros y factores agravantes

Un perro que cojea, que se para antes de saltar, de subir escaleras o intenta evitar este tipo de situaciones podría ser un perro que sufre artrosis. Se suele notar más por la mañana cuando las articulaciones están en reposo y frías. Puede mejorar un poco a lo largo del día porque el perro se va moviendo. La artrosis en perros evoluciona por brotes, siendo cada vez más frecuentes y más dolorosos a medida que va avanzando el tiempo.

Muchas veces observamos que los perros mayores tienen uñas más largas. Eso se debe al hecho de que por aliviar el dolor, tienden a usar o apoyarse menos en el miembro dolorido. Algunos perros se mostrarán tan apáticos por el dolor que hasta perderán las ganas de salir a jugar o comer. Si queremos manipular las articulaciones de nuestro perro para ver si tiene algún problema en ellas, tendremos que hacerlo con mucho cuidado. Para no lastimarle claro, y también porque incluso los perros que no suelen mostrar agresividad podrían reaccionar mal frente al dolor e intentar morder.

Cuando la artrosis se debe al envejecimiento es complicado prevenirla. Pero en ciertos perros es importante estar atento para detectar temprano anomalías en las articulaciones que podrían desembocar en artrosis. Es el caso por ejemplo de la displasia de cadera que afecta a las razas de perros grandes como el labrador, el rottweiller o el golden retriever. En estos casos se puede practicar una cirugía correctiva para evitar tener graves problemas más adelante.

El sobrepeso es un factor agravante de la artrosis ya que acelera el desgaste de las articulaciones. Además, a medida que van avanzando en edad, los perros tienden a tener menos actividad física, lo que les puede llevar a engordar. Por este y por muchos otros motivos es importante alimentar bien a nuestro perro y vigilar su peso.

El frío y la humedad son dos grandes enemigos de los perros con artrosis. Para no empeorar sus dolores, tendremos cuidado de siempre ofrecerles una temperatura agradable y un lugar protegido para dormir.

 

Posibles tratamientos y accesorios para la artrosis en perros

Los tratamientos para la artrosis en perros son puramente paliativos, sirven para aliviar el dolor pero no para curarlo. Si se toma a tiempo, pueden ayudar a frenar el progreso de la artrosis. Aún así, resultan tan útiles como necesarios ya que permiten una mejora importante de la calidad de vida del perro. Si miramos del lado de los fármacos, lo que suelen recetar los veterinarios son corticoides y anti-inflamatorios no esteroideos. Existen también unas pastillas llamadas condroprotectores que ralentizan el envejecimiento de las articulaciones sin presentar los efectos secundarios de los anti-inflamatorios.

La fisioterapia y la acupuntura son otras pistas interesantes para aliviar la artrosis en perros. Servirían como tratamientos complementarios, los movimientos suaves y bien pensados por el fisioterapeuta permitirán favorecer la regeneración de los cartílagos en ciertas articulaciones, ayudando a nuestro perro a encontrarse bien durante más tiempo.

 

 

colchon artrosis en perros

Foto: ortopediacanina.com

Existen en el mercado una gran variedad de accesorios como soportes o protectores para aliviar las dolencias provocadas por la artrosis en perros. Es importante no comprarlos por nuestra cuenta sin antes haberlo consultado con un profesional de salud canina. También encontramos camas y colchones adaptados a los perros mayores. Estos colchones llamados ortopédicos suelen ser caros pero merece la pena adquirir uno. Ofrecen un mejor descanso para nuestro perro que se traducirá en una mejor calidad de vida.

Si tu perro va luciendo canas y ha bajado el ritmo por la edad, tenemos al cuidador que sabrá darle la tranquilidad y los mimos que se merece. Puedes echar un vistazo a los perfiles de los cuidadores de Gudog cerca de tu casa y hablar con ellos a través de la mensajería para explicarles la situación y las necesidades de tu abuelete de cuatro patas. También puedes hacerlo de manera aún más práctica a través de la App de Gudog. Si todavía no la tienes la puedes descargar aquí.

2 Comments

  1. Juan José Pérez

    Muchas gracias por la información. Mi pobre Kirchof la verdad es que lleva ya un tiempo que es que no quiere ni bajar a la calle a pasear. Es una pena porque se le coge mucho cariño a las mascotas y duele verlas envejecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.