El Cachorro: Los diez mandamientos de un buen propietario.

Cachorros. Esos pequeños monstruitos adorables que derriten a cualquiera y que a su vez, son capaces de acabar con la energía y fuerza de media humanidad.

¿Ha llegado a tu vida un cachorro ? ¿Estás pensando en recibir en casa a uno? Te podemos asegurar de primera mano que convivir con un cachorro es una experiencia única pero que a su vez, exige una alta responsabilidad y grandes dosis de paciencia.

Si ya tienes un cachorro en casa o has decidido que quieres recibir a uno te contamos cuáles son los compromisos  que has adquirido o vas a adquirir y que te ayudarán a convertir a tu “pequeño monstruito” peludo en un perro sano y equilibrado, en el futuro.

1. Te preocuparás por ofrecerle una buena alimentación

Somos lo que comemos…¡Y tu cachorro también! Probablemente el lugar en el que has adquirido a tu perrete te recomiende, o incluso te regale, alguna muestra de pienso con el que se le ha estado alimentado este tiempo. No está mal, pero es importante que profundices un poco más sobre la alimentación canina. Hazte estas preguntas: ¿Qué alimentos necesita comer un perro? ¿En qué cantidades? ¿Qué piensos para perros son los mas convenientes? Os recomendamos un post de Mr. Mutt muy interesante sobre cómo elegir un buen pienso.

2. Visitarás al veterinario regularmente

Si si, y con ello no sólo nos referimos a la cantidad de vacunas y desparasitaciones que son necesarias cuando son cachorros sino a que debes observar a tu perro diariamente, controlar la salud de su pelo, dientes, patas, entre otras muchas cosas. El veterinario debe llevar una evolución del crecimiento y estado de tu cachorro para confirmar que éste gozará de salud de adulto.

3. Le enseñarás a hacer pis y caca en la calle

Asúmelo, los primeros meses de su vida vas a andar por la casa con una fregona pegada a la mano. ¡Es normal! Todo el que esté dispuesto a tener un cachorro debe ser consciente de que no nacen sabiendo dónde pueden hacer pis y caca y dónde no. Enfadarte con él o utilizar otro tipo de técnicas negativas además de ser una crueldad injustificada, puede empeorar la situación. Con paciencia y un poco de trabajo en positivo aprenderá a hacer sus necesidades fuera.

¿Cómo conseguimos esto? Muy sencillo. Los cachorros generalmente hacen pis tras beber agua, comer, despertarse o una sesión de juego. Utiliza esos momentos para bajarle a la calle y en cuanto haga pis prémiale. Si es necesario, móntale una gran fiesta en la calle con elogios y chuches. Cuando se le escape en casa, fregona en mano y listo. Ten en cuenta que no todos los perretes aprenden al mismo ritmo, ten paciencia y se constante con este trabajo si quieres ver resultados.

4. Tendrás paciencia con los mordiscos

Los cachorros, al igual que los bebés, investigan el mundo que les rodea con su boca, por eso es normal que durante los primeros meses de su vida mordisqueen todo: zapatos, ropa, muebles, cables… Asegura tu casa a prueba de mordiscos: aparta y coloca en otro lugar todas aquellas cosas que no quieras que muerda el cachorro cuando esté sin supervisión y proporciónale juguetes, pieles o huesos que sí pueda morder y con los que pueda cubrir esa necesidad natural perruna.

¿Qué pasa si tienes un cachorro mordedor de carne humana? Sigue siendo una conducta totalmente normal en su edad pero que debemos evitar y redirigir hacia otros objetos permitidos. El cachorro debe aprender de manera inequívoca que no debe morder a humanos.

5. Dedicarás tiempo y esfuerzo a su socialización

Es una de las partes mas sensibles y de mayor importancia en el crecimiento de un cachorro, especialmente cuando se le ha separado de manera precoz de su madre. Nuestra sociedad, especialmente en los últimos años se ha hecho muy compleja: grandes ciudades con edificios, ruidos, mucha gente… El cachorro deberá aprender a sentirse cómodo dentro de nuestra sociedad, en la que convivirá con diferentes tipos de personas, vehículos, objetos, ruidos, etc.

La mayor parte de animales jóvenes, incluyendo los perros,  están diseñados naturalmente para acostumbrarse y asimilar con facilidad las diferentes cosas que van descubriendo en el entorno. Pero ésto sólo pasa hasta cierta edad, cuando crecen se vuelven más desconfiados con todo aquello que no han experimentado hasta el momento.

¿Cómo vamos a asegurarnos entonces de que nuestro cachorro tiene una buena socialización? Haciendo que cada vez que entre en contacto con algo nuevo se convierta en una experiencia positiva. Para ello utilizaremos premios de alto valor: chuches, juego, caricias… Nunca debemos forzar al cachorro a saludar o experimentar una situación en la que no se encuentra cómodo, si reniega, está sobrexcitado o parece incomodarle la situación lo más conveniente es sacarle y probar más despacio la próxima vez.

¿Con qué estímulos o cosas deberíamos socializar a nuestro cachorro?

– Personas, tanto hombres como mujeres, ancianos o niños.

– Otros perros: adultos, cachorros, jóvenes, de todas las razas y tamaños.

– Objetos con ruedas como bicicletas, patines, monopatines, coches, motocicletas…

– Sonidos como truenos, sirenas, pasos y vecinos en el edificio, aspiradores, secadores…

– Superficies de diferente tipo como el césped, tierra, asfalto, agua, rejillas de ventilación…

– Manipulación: cepillarle, cortar su pelo, revisar las patas, cortar las pezuñas, revisar sus oídos o colocar su arnés o collar.

– Viajes en coche, tren, barco, metro.

– Visitas a diferentes espacios y lugares como la peluquería, veterinario, otras casas, tiendas, aeropuertos, etc.

-Cualquier otra cosa, situación o lugar al que deba enfrentarse el perro de adulto con regularidad.

* Recuerda nunca sobrecargar al cachorro a estímulos. Dedica cortos períodos de tiempo de exposición, de manera regular.

cachorro

6. Jugarás con él diariamente

El juego es la herramienta más eficaz en el aprendizaje de un perro y en el fortalecimiento del vínculo con su dueño.

Tu cachorro debe aprender a jugar con personas y también con otros perros.

¿Qué juegos son los más adecuados con personas? Los juegos de olfato, como esconderle uno de sus juguetes y tener que encontrarlo, los juegos de tira y afloja con un  mordedor o cuerda o  los juegos de inteligencia.

En cuanto al juego con perros debes permitir, nunca obligar, que tu cachorro juegue con perros equilibrados, además es conveniente que aprendas a observarles mientras lo hacen. Si tu perro se encuentra agobiado en una situación de la que no sabe salir hará señas de incomodidad, este es un buen momento para llamarle, sacarle de esa situación y continuar con el paseo.

Durante esta época es fundamental que aprenda a jugar de forma correcta para evitar problemas en el futuro,  y para ello necesitarás dedicar tiempo a observar y redirigir el juego. Siempre que tu perro muestre una conducta negativa como por ejemplo morderte, montar o agobiar a otro perro, terminarás con la sesión de juego. Así le harás entender eficazmente que no debe jugar de esa forma.

7. Le ayudarás a convertirse en un perro educado

Si, es cierto, ahora mismo tu cachorro es lo más adorable que hay en el planeta y todo el mundo estará encantado de que se le acerque y lance a saludar, o incluso resultará  gracioso cuando roba algún trozo de comida. Pues ten en cuenta que  tu perro crecerá a la velocidad de la luz, y especialmente si es una raza de tamaño grande ya no hará tanta gracia a la gente cuando salte a saludar, vaya a por la pelota de un niño o corra detrás de una bicicleta.

Dedica unos minutos al día para enseñar a tu perro algunas órdenes y comportamientos básicos. Así además de convertirle en un perro educado en el futuro, estarás fortaleciendo vuestro vínculo.

Recuerda siempre: No refuerces prestando atención nunca conductas que no quieras que se repitan y se consistente, si recibe siempre la misma respuesta de tu parte aprenderá antes lo que tratas de enseñarle.

8. Le darás paseos diarios de calidad

Los paseos en un cachorro son tan importantes como su alimentación o vacunas, y si has decidido tener un perro no hay excusas para no ofrecerle la cantidad y calidad de paseos que necesita. Hay una gran cantidad de problemas de conducta derivadas de la ausencia o baja calidad de paseos. Al principio necesitará muchos paseos cortitos de 5 ó 10 minutos para hacer sus necesidades y tomar contacto con el exterior pero sin llegar a saturarse o cansarse demasiado. Con el tiempo y el desarrollo del perro deberían convertirse en varios paseos diarios, al menos uno o dos largos, en donde el perro pueda caminar, olfatear a sus anchas y tener contacto con perros y personas.

Elige un buen arnés o collar cómodos y una correa lo suficiente larga para que pueda tener libertar a la hora de moverse y relacionarse con el entorno. Es el momento ideal para enseñar a tu perro a no tirar de la correa, recuerda que dentro de unos meses puede que doble o triplique su peso y un simple tironcito de correa te deje tirado en el suelo.

9. Le enseñarás a quedarse solo de manera progresiva 

Los perros son animales sociales, en su ambiente natural vivirían en manada, por ello no debe extrañarte que a tu cachorro no le haga mucha gracia pasar tiempo solo si no le has ido habituando poco a poco.

La mejor forma para habituar a un cachorro a esta solo es hacerlo progresivamente. Si no te surge la necesidad de abandonar la casa por cortos períodos de tiempo tendrás que obligarte de forma regular a dejarle a ratitos en “su espacio”. Puedes comenzar por un simple minuto e ir aumentando gradualmente el tiempo, controlando que el cachorro no se pone nervioso cuando no estás. Para esto puedes utilizar un juguete que rellenar de comida o chuches. La idea es que ese “superjuguete” sólo aparezca cuando te vas y se lo retires inmediatamente cuando vuelves, así asociará que sólo lo tendrá cuando está totalmente solo.

¡OJO! Acostumbrar a tu cachorro a pasar ciertos períodos de tiempo solo es muy importante, no siempre podremos estar todo el tiempo del día con él, pero debes ser consciente de que nunca debe ser demasiado tiempo o podrán aparecer problemas de conducta.Si no puedes hacerte cargo de él por trabajo u otra situación y no tienes a nadie en casa con quien dejarle, en Gudog ofrecemos cuidadores validados que ofrecen Guardería de Día.

buscar_cuidador_perro

10. Ambos firmaréis un compromiso irreversible de respeto y amor para toda la vida

 

Escribir un comentario.