Cómo cuidar de tu Bulldog Francés

bulldog francés

El Bulldog francés, también conocido como “frenchie”, era habitual en los cafés de la alta burguesía y la nobleza.

Actualmente, su tamaño pequeño, su simpatía y su carácter bonachón y juguetón hacen de él una de las razas mas populares en todos los hogares.

Si queremos que nuestro bulldog francés tenga una calidad de vida plena es necesario conocer qué cuidados específicos debemos darle de acuerdo con su fisionomía y carácter.

 Ejercicio

El bulldog francés es un perro activo aunque tampoco necesita muchísimo ejercicio.

Es recomendable que al menos hasta que alcance el año y medio no salte de forma continua ya que podrían aparecer malformaciones en sus patas debido al desgaste en las articulaciones.

Recuerda llevar siempre agua en tus paseos durante los meses más calurosos. El Bulldog francés necesita estar siempre hidratado.

Cepillado de pelo

Lo apropiado es cepillar el pelo del bulldog francés de 2 a 3 veces por semana, aunque en las épocas de muda es aconsejable cepillarle mas veces. La dirección del cepillado tiene que ser desde la cola hacia la cabeza, a contrapelo.

Limpieza de pliegues

Hay que tener especial cuidado con los pliegues de la cara ya que es muy fácil que se acumule polvo y suciedad. Debes limpiar las arrugas al menos dos veces por semana para evitar la aparición de hongos o infecciones. Bastará con usar un algodón con agua o una toallita húmeda.

Limpieza de oídos

Los oídos son una parte muy delicada del bulldog francés ya que es muy fácil que les entre suciedad. Es recomendable lavar los oídos una vez a la semana para eliminar la cera con el producto que te recomiende su veterinario.

Limpieza de ojos

Para limpiar las legañas y evitar infecciones podemos utilizar suero fisiológico y una gasa siguiendo la dirección desde el ojo hacia fuera. Es aconsejable utilizar una gasa para cada ojo.

Dientes

No hace falta que sea todos los días, pero una vez a la semana no estaría nada mal limpiarle los dientes para eliminar todas las bacterias. Aunque en las tiendas encontrarás cepillos de dientes para perros, también puedes usar una gasa enrollada en tu dedo.

Baño

Lo apropiado es no bañarle más de una vez al mes. Hay que ser muy cuidadosos con el secado, ya que es un perro muy propenso a coger resfriados. Asegúrate también de secar bien las orejas después del baño.

Con todo esto, ¡tu frenchie será el más guapo del barrio!

1 Comentarios

Escribir un comentario.