Cuidados que puedes hacer a tu perro en casa

bañar cepillar perro

Imagina por un momento que no pudieras asearte cada día como lo haces. Podrías seguir con tu vida normal pero… no sería lo mismo, ¿no? Igual le pasa a los perros. A pesar de que por instinto saben cuidarse, por ejemplo mudando pelo en las estaciones más calurosas para tener un pelaje más fino, siempre podemos echarles una mano con esos pelos muertos que no se llegan a caer, quitándoles el barro que traen de jugar en el parque con sus amigos, o revisando sus oídos por si se les ha metido algo al pasar entre plantas secas.

Desde Gudog te vamos a explicar uno cuidados fáciles que puedes hacer a tu perro sin salir de casa. Dedicando unos minutos a la semana le ayudarás a sentirse más limpio, al mismo tiempo de prevenir posibles infecciones que puedan dañar su salud. Además, lo que más une a los perros con las personas es compartir momento de total atención y dedicación como salir a pasear o darles de comer. En esta entrega te explicamos cómo cepillar el pelo y bañar a tu perro.

 

¿Cómo cepillar el pelo de tu perro?

Cada perro tiene un pelaje diferente: corto, largo, liso, rizado, oscuro, claro… Y todos y cada uno de ellos necesitan en mayor o menor medida de nuestro cuidado, no sólo para mantener bonito su pelaje sino sobre todo para mantenerlo sano. Porque por instinto natural los perros mudan pelo varias veces al año (ahora casi todo el año por la irregularidad de las estaciones), y con una rutina de cepillado de unos minutos a la semana, podemos ayudarles mucho. Una rutina de cepillado no sólo ayudará a sanear el pelaje de tu perro desprendiéndolo del sobrante, sino que también verás disminuir la cantidad de pelos en el suelo y muebles de tu casa. Seguro que lo agradecerás.

Conviene empezar a cepillarle cuando aún sea un cachorro. Ayudará a que se acostumbre al proceso para que en pocos meses lo disfrute, creando un vínculo muy positivo entre vosotros. Además, de entre todas las ventajas que tiene cepillar el pelaje de tu perro, está la de poder detectar anomalías en su piel: garrapatas, bultos, posibles dertmatitis, etc.

Conviene empezar a cepillarle cuando aún sea un cachorro

Es necesario cepillar el pelo de cualquier perro, sea cual sea su tipo de pelaje. Ayudas a limpiarlo, sanearlo, quitar el pelo restante, desenredar nudos, mejorar su circulación y repartir los aceites naturales que se encuentran en su pelaje.

Dependiendo de la longitud y tipo de pelaje deberás usar un cepillo diferente. Existen cepillos de púas metálicas o cerdas sinteticas, y el tamaño de éstas debe ser proporcional al largo del pelaje de tu perro. Para perros con pelo muy corto puedes usar una manopla de gomaestán que es más efectivo que cualquier cepillo.

La forma correcta del cepillado es de adelante hacia atrás, desde la cabeza hasta la cola en sentido del crecimiento del pelo. Hazlo con movimientos suaves para evitar tirones que conviertan un momento bueno con tu perro en algo negativo para él. Por último, sí vas a bañarlo y cepillarlo el mismo día, es mejor cepillarlo primero y bañarlo después, una vez saneado el pelaje.

 

Cuidados en casa perro cepillar pelo

 

¿Cómo bañar a tu perro?

Después del cepillado de pelo viene el tan temido momento para la mayoría de perros, el baño. Al igual que te recomendamos acostumbrar a tu perro desde cachorro a dejarse cepillar el pelaje regularmente, te aconsejamos lo mismo con el baño. En cuanto a perros se refiere, acostúmbralo a todo cuando antes mejor. Antes de bañar por primera vez a tu perro, puedes practicar con él ejercicios de manipulado para que se acostumbre a estar tranquilo mientras le levantas las patas, tocas su barriga, el cuello, el rabo, etc. Empieza con sesiones de cinco minutos y ve aumentando el tiempo a medida que veas que se acostumbra. Añade más ejercicios como el cepillado, tocar sus orejas, nariz y boca mientras se entretiene con sus juguetes y chucherías. Y como siempre, lo más importante… ¡Dale premios por ser tan bueno!

Seguro que alguien te ha dicho que no debes bañar nunca a tu perro, o todo lo contrario, que lo bañes cada semana. Realmente tu perro se tiene que dar un baño cuando realmente lo necesite. Entre baño y baño puedes limpiar su cuerpo cepillándolo como te hemos explicado anteriormente, aunque también puedes hacerlo utilizando toallitas de limpieza especiales para perros o algún champú en seco.

Tu perro se tiene que dar un baño cuando realmente lo necesite

Da igual si en casa tienes bañera o ducha, lo importante es que veas que él está cómodo y con suficiente espacio. Conviene poner un alfombrilla antideslizante o una toalla en el suelo de la bañera o ducha para ayudar a su estabilidad y con ello a su tranquilidad. ¡Cuanto mejor esté él más fácil te lo pondrá a ti! Y él siempre está mejor a tu lado, así que si tienes espacio para ti no dudes en meterte al agua con él.

Con la temperatura del agua tibia usa un cazo para ir aplicando agua suavemente desde su lomo hasta cubrir todo su cuerpo menos la cabeza, nunca mojes su cabeza y sus orejas. Mantén siempre una actitud calmada, así la trasmitirás a tu perro para que no se altere. Si se altera no le grites, estarías convirtiendo la experiencia en algo negativo para tu mascota y al querer huir podría resbalar.

Cuando esté totalmente mojado échate jabón en la palma de las manos y empieza a aplicarlo masajeando su lomo. Sigue por su pecho, barriga, rabo, y finalmente enjabona sus cuatro patas. Es el momento de poner en práctica los ejercicios de manipulado. Para limpiar partes tan sensibles como su cara y cabeza utilizaremos un paño humedecido con agua y muy poco jabón que aplicaremos suavemente por esas zonas.

 

Cuidados en casa bañar perro

 

Ya ha pasado la peor parte. Llega el momento de enjuagarlo. Utiliza de nuevo un cazo para ello, o si ves que no le asusta prueba con la alcachofa de la ducha a baja presión. Mientras aplicas agua sobre su cuerpo ve escurriendo el agua frotandolo con tu mano. Nunca eches agua directamente sobre su cara y orejas. Una vez aclarado dale ¡premios, premios y más premios! Así relacionará los premios con haber estado tranquilos durante el baño.

Para secarle utiliza las toallas que necesites y, si no le asusta, el secador. Te recomendamos poner un toalla en el suelo para que se revuelque en ella ayudándote a secarle más rápido. Seca todas las partes de su cuerpo masajeándole con la toalla, almohadillas incluidas. Es importe asegurarte de que queda muy seco porque al ducharles les quitamos una capa protectora que tiene en la piel hasta que la vuelva a generar.

Puede leer más información sobre cómo bañar a tu perro correctamente en nuestro post dedicado, donde encontrarás consejos sobre el champú que debes utilizar y otras alternativas que tienes para bañar a tu perro.

Escribir un comentario.