Dogspital: perros que sanan

Dogspital Ibiza Foto Diario de Ibiza Toni Escobar

Contar con un perro a nuestro lado aporta una gran variedad de beneficios para nuestra salud, tanto física como psicológica. En los últimos años se han multiplicado los programas que cuentan con la colaboración de animales de compañía y más precisamente perros, para fines terapéuticos. En Gublog os contamos el ejemplo de los perros de terapia que ayudan a las personas que padecen Alzheimer. También entrevistamos a Lianne, terapeuta de intervenciones asistidas con perros. Tantas historias en las cuáles además de ser nuestros mejores amigos, los perros nos ayudan para mejorar nuestra salud.

Hasta la fecha los casos que solíamos encontrar eran de perros especialmente adiestrados para llevar a cabo estas labores. Pero a principios de julio recibimos una muy buena noticia. El hospital Can Misses de Ibiza era pionero en España por permitir que los pacientes ingresados durante largas temporadas pudiesen recibir la visita de su propio perro. Arrancaba el programa Dogspital, desarrollado gracias a la colaboración de la Unidad de Seguridad del Paciente, del Colegio de Veterinarios de Baleares y de los monitores del Club Agility Eivissa. Cabe destacar que no supondrá ningún coste para la administración pública. Serán el Colegio de Veterinarios de Baleares y el Club Agility Eivissa quienes se encargarán de supervisar y garantizar tanto el estado de salud de los perros como su comportamiento para poder emitir el pasaporte canino que les permitirá acceder a las instalaciones del hospital dedicadas al programa. Dogspital se materializa en una sala situada cerca de la entrada principal, dónde los pacientes pueden recibir la visita de su perro. Ahí tienen a su disposición camas, butacas, bebederos y juguetes para poder evadirse de la enfermedad y reencontrarse por unos instantes. Los beneficios anímicos para el paciente son muchos, especialmente para dolencias en las cuales una buena predisposición psicológica aumenta las posibilidades de sanación. Para el gerente del hospital de Can Misses, Josep Balanzat, el programa Dogspital supone el último paso de la «estrategia de humanización» desarrollada por el Área de Salud de Ibiza y Formentera, que ha impulsado la Unidad de Seguridad del Paciente.

La inauguración del programa Dogspital en el Hospital Can Misses de Ibiza

Es el caso de José, de 62 años, que ha sido de las primeras personas en apuntarse al programa. Gracias a Dogspital ha podido compartir un rato con León, su yorkshire de 7 años. Vanessa, la hija de José, se alegra por la iniciativa:  “para nosotros esta oportunidad supone un poquito de esperanza porque sabemos que ver a su perro le animará, y en una situación así los ánimos nunca están de más. Mi padre y León pasaban todo el día juntos antes de ingresar, con lo que el perrito también está bastante tristón sin él».

Quiero apuntarme al programa Dogspital

De momento el programa solamente está disponible en el hospital Can Misses de Ibiza. Los pacientes que quieren participar en Dogspital deben solicitar la activación del protocolo a su enfermera de referencia. Para poder acceder al hospital, los perros deben estar desparasitados, con todas las vacunas al día, limpios y no tener ninguna enfermedad infecciosa. Además, será necesario que el médico de su visto bueno en cuanto al estado de salud del paciente. Tras la consulta veterinaria, los monitores y educadores caninos visitarán al perro en su entorno y posteriormente lo acompañarán al hospital para que se habitúe al espacio. Cada una de estas fases deberá quedar acreditada con la firma y fecha correspondiente en un pasaporte canino que será el documento que certificará que el perro está en condiciones de reunirse con su dueño dentro del centro. Los perros deberán llevar el pañuelo blanco de Dogspital en el cuello para ser fácilmente identificables.

Antes de Dogspital los perros tenían que esperar a que su dueño saliese del hospital para poder verle. La mayoría esperaban en casa pero no ha sido el caso de Sandra y su perra Maya. El verano pasado la joven viajaba de Granada a Barcelona en coche cuando tuvo que acudir a urgencias por un fuerte dolor abdominal. Tenían que operarla de apendicitis y su perra Maya, una akita inu, se quedó seis días esperando en la puerta del hospital. El padre de Sandra compartía su tiempo entre su hija y su perra, ayudado por miembros del personal del Hospital General Universitario de Elda. Son los mismos miembros del personal que contribuyeron a que la historia de Maya y Sandra se hiciese viral, subiendo una foto en las redes sociales. Cuando Sandra recibió el alta, toda la familia pudo regresar a casa.
En Gudog esperamos que el programa Dogspital de Can Misses sea el primero de muchos. En términos legales este tipo de permisos se conceden a nivel autonómico. A principios de mes el Partido Popular presentó en el Parlamento de Andalucía una propuesta de no ley para que se inscriban en la legislación las facultades terapéuticas que tienen los perros con ciertas enfermedades y colectivos. Las medidas llegan poco a poco, pero lo importante es que las cosas avancen.

Escribir un comentario.