Mi perro y la Nochevieja

8885b7e692fe500e8c9e864f4c1c9182

De nuevo toda la familia nos sentamos alrededor de la mesa para celebrar algo. Parece que la Navidad sólo sea eso: ¡comer a todas horas!

Y como no, nuestros perros encantados. Llevan todo un año ensayando su mejor cara de pena para poder “rebañar” nuestro plato. ¡Por fin ha llegado el día!

Pero, ¿sabías que Nochevieja es un día “negro” para los perros? ¡Puede estar lleno de peligros si no somos cuidadosos!

Si tu perro y la Nochevieja no se llevan bien, mira nuestros consejos para esa noche.

PETARDOS

Estos días hay niños (y no tan niños) a los que les hace mucha gracia encender petardos. Muchos de ellos no son conscientes de los daños que podrían sufrir en su cuerpo, pero tampoco piensan en el daño que hacen a otras personas y animales lanzando petardos en calles y parques.

Algunos perros (y también personas) sufren acusticofobia: miedo a los ruidos estridentes, principalmente producidos por petardos, fuegos artificiales, truenos, camiones, etc. Estos ruidos les provocan temblores, desorientación, ansiedad, pánico, taquicardia y en algunos casos, incluso la muerte.

El 31 de Diciembre es uno de los días del año en el que más perros se pierden debido principalmente al ruido de los petardos.

Ciudades como Vitoria han limitado el uso de petardos en Nochevieja, permitiendo su lanzamiento sólo de 00:00 a 00:15 horas. Quince minutos en los que los propietarios de perros pueden tener controlados a sus perros hasta que cese el ruido.

En otras ciudades, directamente el uso de pirotecnia está prohibido y puede ser motivo de sanción, pero claro, en Nochevieja siempre se hace “la vista gorda”.

Sea como fuere, quien más y quien menos esta Nochevieja tendrá que aguantar un año más los molestos petardos.

A nosotros particularmente nos ha encantado esta imagen que hemos encontrado en la red:

perro y petardos

Si a tu perro le dan miedo los petardos, debes prestar atención y tomar algunas medidas preventivas para que pase este día lo mejor posible:

  • Procura no pasear a tu perro donde estén lanzando petardos. ¿Qué tal si aprovechas la tarde del 31 para hacer una excursión al campo? Así tu perro podrá jugar y correr todo lo que quiera y llegar a la cena tan cansado que ni se entere de lo que pasa a su alrededor. ¡Haz la prueba!
  • Si paseas a tu perro por el barrio, asegúrate de que su collar y correa están en perfecto estado. Si tu perro tiene pánico a los petardos es probable que intente huir a toda costa, lo que podría poner en peligro su vida.
  • En casa, comprueba que todas las ventanas y puertas están debidamente cerradas. Como ya hemos dicho anteriormente, los perros con miedo tienden a huir por donde sea.
  • Habilita una habitación interior para él/ella, donde pueda ir a refugiarse si tiene miedo. Deja algún juguete, baja las persianas, e incluso ponle unas mantas bajo la cama. ¡Será su guarida durante unas horas!
  • También se ha demostrado que la música clásica relaja a nuestros peludos amigos. Prueba a ponerle una música relajante (clásica o chillout).

UVAS

Reconócelo: algún año has hecho eso de, “una uva para ti, otra para mí” pensando, “mi perro también tiene que tener suerte este año que empieza”. Pues, querido lector, lo más probable es que tu perro empiece el año con una insuficiencia renal producida por las uvas. Y es que las uvas son uno de los alimentos que ocupan los primeros puestos en la lista de alimentos prohibidos para perros, y pocas personas lo saben.

perros y uvas

Si tu perro muestra hiperactividad, vómitos, diarrea o nauseas, asegúrate de que no haya comido uvas o pasas (las pasas son aun más peligrosas que las uvas). Acude al veterinario cuanto antes para ponerle el tratamiento adecuado.

Hay perros que se han colado en viñedos y dado verdaderos atracones y no han tenido ningún síntoma, y otros que han tenido que ser intervenidos de urgencia tan sólo por haber ingerido 2 ó 3 uvas. Como no es un alimento que tenga beneficios demostrados para los perros, en Gudog aplicamos la filosofía “más vale prevenir, que curar”.

Si quieres compartir la Nochevieja con tu perro, déjale apartadas 12 bolitas de su pienso, o 12 trozos de su chuchería favorita. Puedes cortar una salchicha en 12 trozos pequeños y darle uno por campanada.

También puedes echar un vistazo a nuestro artículo sobre “Navidad sin Peligros”, donde te contamos qué adornos navideños muy habituales pueden ser peligrosos para tu perro.

Nochevieja es un día para estar en familia y pasarlo bien, y los perros son nuestra familia, no lo olvides. Haz que se sientan cómodos y seguros a tu lado.

Recuerda que todavía estás a tiempo de buscar un cuidador en Gudog, que viva alejado del ruido de los petardos.

¡Feliz Año a todos!

2 Comentarios

Escribir un comentario.