Cómo pasear en bici con tu perro correctamente

DSC_8839b

El verano es una de las épocas de año en la cual se disfruta más de la bicicleta, y para que tu perro no se quede en casa mientras tú aprovechas el buen tiempo y el sol, te animamos a pasear en bici con tu perro teniendo en cuenta los consejos que te daremos a continuación.

¿Sabías que el paseo en bicicleta quema en tu cuerpo 110 calorías en 20 minutos?. Por este motivo, la bicicleta es un deporte muy saludable que no requiere de gran esfuerzo, pues depende de cada uno el ritmo y la distancia que se quiera recorrer. Y este motivo, también hay que tenerlo en cuenta a la hora de pasear en bici con tu perro, pues es importante conocer la condición física del animal.

La raza y la edad son dos factores que influyen, mientras que algunos perros son altamente energéticos y disfrutan del paseo, otros no lo son tanto y se rinden antes. Además, la quema de calorías también es beneficiosa para aquellos perros que se quieren mantener en buena forma física después de un largo invierno.

Hay que tener en cuenta que para disfrutar del paseo durante el verano no debemos de hacerlo a altas temperaturas, hay que evitar las horas más calurosas del día, de lo contrario el perro podría sufrir un golpe de calor. No debemos de olvidar llevar agua para refrescar al perro.
Otro factor que hay que tener en cuenta es si el perro tira, pues existen en el mercado diferentes adaptadores de bici para pasear al perro. Los adaptadores consisten en barras de metal que se instalan al cuadro de la bici a modo de click, para poder quitar y poner la barra según nos convenga.

Migo-bici-perro-ejercitador-bicicleta-correa-manos-libres-ejercicio-caminar copia

Los adaptadores son ideales para los perros que quieran empezar a andar en bici y para razas de pequeñas a medianas. Siempre será mejor enseñar a tu perro siendo cachorro porque entienden antes las órdenes, pero los perros mayores también son buenos compañeros para nuestro paseo y pueden aprender de igual manera.

DSC_8839b copia

Basta con empezar a paso normal, como si fuéramos andando con la bici para que tu perro empiece a sentirse cómodo, y vamos aumentando el paso progresivamente hasta que veamos que disfruta del paseo. También debemos de enseñar a nuestro perro a que cuando se produzca un giro en la rueda delantera, él también tiene que girar. Se trata de “apartar” al perro, pues si no se aparta le podemos atropellar. De esta manera el perro aprenderá a girar hacia el lado hacia el que giremos la rueda.

También tenemos que atender a los peligros que puedan acontecer durante el paseo, pues hay que ser precavidos con el tráfico (a ser posible, recomendamos los paseos por el campo, pues son menos peligrosos, más sanos y mejor para las patas de nuestros amigos)  y tener en cuenta si nuestro perro se distrae y tira bruscamente por algún motivo, como puede ser: ver a otro perro, un gato o un conejo ya que esto podría ser peligroso para ambos.

Por otro lado, este tipo de barras pueden ser arriesgadas de utilizar para un perro grande que tire, pues estas barras van soldadas y si se produce un tirón brusco por parte del perro la soldadura podría partirse.

Así fue el caso de Troya, la nueva miembro de Gudog. Una perra mestiza de pastor alemán, que empezó a utilizar el adaptador de bici cuando era cachorro. Con el adaptador aprendío muy bien, hasta que se hizo adulta y alcanzó los 30 kilos de peso y empezó a hacerse más fuerte y a tirar. Por este motivo, la soldadura se rompía cuando se cruzaban liebres y gatos delante de Troya, ya que se producía un tirón brusco al intentar “cazarlos”.

DSC_8827b

En este caso Troya lleva una cadena de 1 metro atada al cuadro de la bici, y recubierta por un tubo de plástico (de venta en ferreterías) que sirve para que la cadena no se enganche en las ruedas de la bici.

DSC_8839b

Y si tu perro no está por la labor o bien porque sea mayor o simplemente porque no le apetezca ir en bici, siempre puedes llevarle en remolque.
DG-Burley

¡Dale tiempo y confianza y todo irá sobre ruedas!

Escribir un comentario.