Prepara a tu perro para el invierno

Los perros, al igual que las personas, pueden disfrutar más de una estación u otra del año en función de su actividad, pelaje, grupo de perro al que pertenecen, o incluso influenciados por el ánimo de su propietario en cada estación.

Aunque hay perros que a finales de octubre se meterían debajo del edredón hasta que apareciesen los primeros rayos de sol de marzo, otros disfrutan de los meses de invierno como niños, sin importarles si hace frío, llueve o nieva.

Lo que tenemos que tener claro como responsables de la salud y el bienestar de nuestro perro es que en invierno, al igual que en verano, hay que tomar ciertas precauciones para mantener a nuestro mejor amigo sano y feliz.

Vacunas y desparasitaciones

Aunque será en los meses de calor (de marzo a octubre) cuando más precauciones debamos tomar protegiendo a nuestro perro de parásitos externos e internos, en los meses de frío no debemos relajarnos y seguiremos realizando desparasitaciones internas trimestralmente y mantendremos a nuestro perro cubierto ante parásitos externos como pulgas garrapatas o mosquitos con pipeta o collar. Además, es buen momento para coger su cartilla y revisar si tiene todas sus vacunas al día.

Traqueobronquitis infecciosa canina o tos de las perreras

En invierno, existen posibilidades de que tu perro sufra tos de las perreras. Como su propio nombre indica, se trata de una enfermedad altamente contagiosa y muy habitual en perros que han pasado sus vacaciones de Navidad en residencias caninas, o perros que acaban de salir de la perrera.

Si tu perro estará en contacto con un grupo de perros este invierno y no sabes si están vacunados contra esta infección, toma medidas con antelación y pide a tu veterinario que le ponga la vacuna de la tos de las perreras: se trata de una vacuna intranasal que empezará a proteger a tu perro al cuarto día de su aplicación. Tienes más información en nuestro artículo sobre la tos de las perreras.

Alimentación saludable

La alimentación es algo más que saciar el hambre de tu pequeña fiera: en invierno, gracias a una correcta alimentación de tu perro, podremos evitar que contraiga enfermedades ya que mantendremos sus defensas fuertes, su pelo será más denso, fuerte y brillante, y la ingesta correcta de calorías y proteína le harán pasar un mejor invierno.

Si tu perro sufre alergias estacionales en primavera, el invierno es la época idónea para preparar su sistema inmunitario ofreciéndole dentro de su dieta productos con alto contenido en ácidos grasos como el Omega 3. Puedes incluir en su dieta pescados como la sardina o el salmón. Una lata de sardinas en aceite de oliva (escurridas) y baja en sal a la semana o una pieza de salmón ligeramente cocida o a la plancha unos segundos será suficiente para notar resultados a corto-medio plazo.

Cuida de sus almohadillas

Las almohadillas de las patas de nuestro perro son el eterno olvidado. Aunque sean oscuras y ásperas, en realidad sus almohadillas son muy vulnerables y pueden dañarse, agrietarse y quemarse en según qué condiciones. Al igual que debemos cuidar las almohadillas de nuestro perro en verano cuando paseemos por asfalto porque podrían quemarse, en invierno tenemos que tener la misma precaución si paseamos o vivimos en zonas donde hay hielo o nieve.

Dentro de la web Tiendanimal encontraremos protectores de almohadillas en gel, crema, roll-on o spray, y también encontraremos sprays y cremas reparadoras con Aloe Vera si sus almohadillas ya se han dañado. Es interesante echarles un vistazo.

Si vas a pasar un día en la nieve, también es recomendable proteger a tu perro de las radiaciones solares aplicando un protector solar en las zonas desprotegidas de su cuerpo, como la trufa (nariz), barriga, zonas sin pelo o cicatrices.

perro-nieve

Ropa de abrigo: ¿Sí o No?

Dependiendo del tipo de perro que tengas, necesitará protegerse del frío con ropa o no será necesario. Por lo general, los perros nórdicos y sus cruces, como el Alaska Malamute, Husky Siberiano, Samoyedo o el Akita Inu, o los perros tipo spitz como el Akita Inu, Shiba Inu o Pomerania, no necesitarán más abrigo adicional que su propio pelaje compuesto por dos capas. Este subpelo que los protege es tipo algodón y lo perderán en las épocas más calurosas, recuperándolo de nuevo con la llegada del frío.

Existen perros denominados “frioleros” que agradecerán un buen jersey o abrigo cuando salgan a la calle: teckels, chihuahuas, yorkies, o todo tipo de galgo. Para ello, puedes adaptar un jersey o sudadera vieja a su cuerpo si tienes la suficiente maña, o puedes echar un ojo a nuestros favoritos: Pepito&Co. Ellos son sin duda los reyes tejiendo jerseys y haciendo abrigos de diseños únicos para nuestros perros, y además lo hacen de una manera sostenible y sólo con materiales orgánicos.

Lo que sí recomendamos para todos los tipos de perros, frioleros o no, es protegerse de la lluvia con un chubasquero. ¡Puedes echar a volar tu imaginación y hacérselo tú mismo!

Limpia sus patas tras el lluvioso paseo

Acostúmbrate a secar a tu perro con una toalla o secador cuando volváis de pasear bajo la lluvia, y a limpiar sus patas cuando lleguéis a casa. No solamente evitarás que te ensucie el suelo, su cama, o el sofá y camas si tiene permitido subirse: también evitarás que sufra infecciones y hongos.

Para ello, puedes preparar una mezcla de agua y jabón neutro en un spray y utilizar una manopla-esponja que puedes encontrar en droguerías. También puedes comprar toallitas de limpieza específicas para sus patas en tiendas de productos para animales domésticos.

almohadillas

¿Y  si mi perro no quiere salir de casa cuando llueve?

Aunque un perro no salga a la calle a correr, jugar o pasear, deberá mantener su mente ocupada en algo para no estresarse de puro aburrimiento y comenzar a hacer trastadas.

La mejor manera de cansar a un perro es ofrecerle retos donde tenga que resolver un problema, o simplemente preparándole juegos de olfato.

Echa un ojo a nuestros 7 juegos interactivos para perros que podrás hacer en casa un día de lluvia.

perro-lluvia

Algunos consejos adicionales:

  • Intenta no variar los horarios de sus paseos respecto al verano-otoño.
  • No cortes el pelo a tu perro en esta época (salvo mechones que le impidan ver o faldones traseros).
  • Aleja su cama de corrientes de aire, pero no la pongas junto a un radiador o chimenea: los cambios bruscos de temperatura podrían hacerle enfermar.
  • Si sueltas a tu perro en la calle o parques, hazte con un colgante luminoso para tenerle localizado en todo momento.

Ahora sí que sí…¡Winter is coming!

Escribir un comentario.