Proteger a tu perro del sol en verano

proteger a tu perro del sol

Los perros y el sol, una gran historia de amor. Os hemos hablado antes de las ventajas que puede aportar el astro rey a nuestras mascotas. Encabezando el listado, encontramos un aporte de vitamina D, beneficioso para sus dientes y sus huesos.

Pero hay momentos en el año durante el verano y la primavera en los que la radiación solar y las temperaturas aumentan en exceso y es recomendable proteger a tu perro del sol y los efectos dañinos que puede tener. En caso de descuido podría sufrir un golpe de calor bastante peligroso para su salud.

Cuando sube demasiado el mercurio, la mayor recomendación que te podemos dar es evitar el sol, manteniendo a tu perro a la sombra en un lugar fresco. Los perros, al igual que los seres humanos sufren por el calor extremo y algunas razas más que otras. Es el caso de los que tienen un hocico plano y no se refrigeran bien al jadear como los bulldogs o los carlinos o los que tienen un pelaje muy denso para afrontar el frío como el husky siberiano o el san bernardo.

Aunque apriete el calor, no tienes que renunciar a realizar actividades en el exterior. Simplemente tienes que recordar unas medidas básicas para proteger a tu perro del sol:

Cremas solares

Para las zonas más sensibles de su cuerpo como los párpados, el hocico, el abdomen o las orejas existen protectores solares especialmente formulados para perros. Pueden resultar sorprendentes pero son útiles para proteger a tu perro del sol en la playa o de excursión si este tiene el pelo corto, claro o poco abundante. En caso de que tu perro tenga el pelo largo no necesita crema solar. Su abundante pelaje impide que los rayos solares lleguen hasta su piel y además la crema le dejaría un acabado muy pegajoso, formando nudos.

La hidratación como máxima prioridad

Mantén a tu perro siempre hidratado

En todo momento es fundamental mantener a tu perro bien hidratado . Al igual que los seres humanos perdemos agua al intentar refrigerar nuestro organismo sudando, los perros lo hacen a través de sus almohadillas dónde se sitúan sus glándulas sudoríparas y jadeando. Ten siempre a mano una botella de agua o un bebedero portátil para ofrecer agua a tu perro con regularidad. Si la temperatura es muy alta, puedes proponerle mojarse para hacer bajar un poco su temperatura corporal, ya sea directamente zambulléndose en el agua, con una manguera (de manera suave, para no crear rechazo) o aplicándole paños húmedos.

Proteger a tu perro del sol… hasta las almohadillas

Proteger a tu perro del sol almohadillas

Has estado pendiente de que tu perro no pase demasiado calor, que esté bien hidratado e incluso que no se queme la piel por las radiaciones del sol. Pero te has dejado de lado una parte importante de su anatomía: las almohadillas! Si a ti no se te ocurre andar descalzo en el asfalto hirviendo de una tarde de verano, deberías pensar que a tu perro tampoco le va a sentar bien. Aunque sus patas son un poco menos delicadas que la planta de nuestros pies, pueden sufrir quemaduras e irritaciones. Para evitarlo recomendamos planificar los paseo de tu perro, buscando la sombra y las zonas ajardinadas siempre que sea posible y mojarle las patas de vez en cuando. Un buen truco para saber si el suelo quema demasiado para que lo pueda pisar tu perro es intentar tocarlo con la palma de tu mano durante cinco segundos. ¡Si no puedes aguantar el calor, será que tu mascota tampoco!

 

¿De tanto hablar de sol te entraron ganas de darte un chapuzón con tu perro? Encontrarás en nuestro blog las 53 playas para perros de España.

 

3 Comentarios

  1. Muy acertados y necesarios estos consejos para proteger a nuestros mejores amigos del sol. No nos damos cuenta de que sufren el calor como nosotros o peor y es nuestra responsabilidad mantenerlos fresquitos y felices :)

    Reply
  2. Las almohadillas… esas grandes olvidadas! Es necesario crear conciencia de que los perros no llevan zapatos para protegerse de los suelos ardiendo en verano. Son geniales vuestros consejos, os visitaré a menudo!!

    Reply

Escribir un comentario.