Afrontar la muerte y el duelo por un perro

duelo para un perro

En un mundo perfecto nuestra esperanza de vida iría a la par de la de nuestro perro. Así ninguno de los dos tendría que lamentar la perdida del otro. Desgraciadamente la realidad es distinta. Algunos perros se quedan huérfanos si su propietario llega a fallecer ya sea por un accidente, por vejez o a causa de alguna enfermedad. Y nosotros los humanos nos quedamos desamparados al verse marchar nuestro mejor amigo. Si a lo largo de nuestra existencia abrimos nuestro corazón a varios perros, tendremos que repetir este doloroso momento todas las veces que se asome algún hocico nuevo a nuestra vida. Seguir leyendo