¿debo darle sobras de mi comida a mi perro?

¿Debo darle sobras de mi comida a mi perro?

La mayoría de los propietarios de perros, alguna que otra vez, hemos caído en la tentación de darle las sobras de nuestra comida. Lo hacemos como un gran acto de amor ya que sabemos que nuestra comida les encanta. Y cuántas veces nos hemos acordado de ellos cuando en un restaurante nos ha sobrado la mitad de nuestro plato. Pero, ¿debemos darle las sobras de nuestra comida a nuestros perros?

Aunque tenemos cuidado y analizamos qué podemos darle y qué no, muchas veces estamos dando a nuestro mejor amigo algún alimento que puede ser perjudicial para su salud y crear en él conductas indeseadas. ¡Te lo contamos todo a continuación!

¿Puedo darle cualquier sobra de comida a mi perro?

Foto de Billy Pasco en Unsplash

Muchas veces damos las sobras de nuestra comida a nuestros perros pensando que los alimentos que hemos cocinado o preparado son buenos para ellos. Pero en muchas ocasiones nuestra comida puede provocar problemas digestivos en nuestro mejor amigo. Algunos de nuestros platos pueden ser muy pesados para un perro y provocar en ellos vómitos, diarrea, irritaciones y flatulencias.

Además, algunos alimentos pueden incitar algunas intolerancias al gluten o la lactosa e incluso algunos perros pueden desarrollar una pancreatitis debido al exceso de consumo de grasas.

Otra de las razones por las que no debemos dar a nuestro perro nuestras sobras de forma habitual es para evitar un posible sobrepeso. Esto, además de por las calorías de nuestra comida, sucede por no medir o conocer la cantidad idónea que nuestro perro debe comer. En muchas ocasiones caemos en el error de darle la mayoría de la comida que nos ha sobrado, superando así la cantidad de comida diaria recomendable para nuestro perro.

¿Qué otros peligros tiene darle nuestras sobras a nuestro perro?

Una vez entendido que es muy importante no dar nuestras sobras a nuestro perro frecuentemente para evitar problemas de salud, hay otra conducta a evitar igual de importante: acostumbrar a nuestro perro a comer comida que no sea la suya.

Si para él es habitual que siempre le des lo que sobra de tu comida, será también una rutina pedir comida cuando estés comiendo. Por todos es sabido que los perros son animales de costumbres, así que si ya es una tradición darle de tu comida o de tus sobras, también lo será que él te la pida. Lo ideal sería evitar estos momentos educándolo a estar en otro sitio mientras comes y no darle las sobras en cuanto termines de comer, sino en su hora habitual y en su cuenco de siempre.

Otro de los problemas a los que se enfrentan los propietarios que han hecho de esto una práctica habitual es que el perro rechace su pienso o comida. ¿Y quién no? Nuestra comida es más sabrosa y apetecible y si nuestro perro la come frecuentemente, no querrá otra cosa.

¿Qué tipo de sobras no debemos dar nunca a nuestro perro?

Foto de Tatiana Rodriguez en Unsplash

Es importante analizar la comida que nos sobra para saber si será o no perjudicial para nuestro perro. Aunque algunos alimentos como el café, chocolate y el azúcar están vetados y todos lo sabemos, hay otros alimentos muy frecuentes en nuestras sobras que también debemos evitar:

  • Huesos cocidos o sobras de pescado: pueden astillarse y provocar heridas y atragantamientos.
  • Lácteos: pueden provocar malestar al ingerirlos, sobre todo en perros intolerantes a la lactosa.
  • Cebolla y ajo: pueden ser tóxicos y dañar su sistema digestivo.

Sin embargo, hay alimentos en nuestras sobras de comida que nuestro perro sí puede comer como: algunas frutas, verduras cocidas, pasta y arroz sin condimentos, carnes rojas sin sal y condimentos, pan. Es recomendable no mezclar las sobras con su pienso o comida, ya que los tiempos de digestión son distintos y esto podría crear en ellos algún tipo de gastroenteritis.

Foto de Kabo en Unsplash

Como ves, dar las sobras de tu comida a tu perro de manera usual no es buena idea. Además de provocar enfermedades o malestar, puede crear en él conductas que le provoquen estrés o incluso no volver a querer comer de su comida nunca más. Nuestra recomendación es que des a tu perro sobras de forma muy puntual, siempre controlando qué alimentos le estás dando y siempre en su cuenco y horario habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.