duelo para un perro

Afrontar la muerte y el duelo por un perro

En un mundo perfecto nuestra esperanza de vida iría a la par de la de nuestro perro. Así ninguno de los dos tendría que lamentar la perdida del otro. Desgraciadamente la realidad es distinta. Algunos perros se quedan huérfanos si su propietario llega a fallecer ya sea por un accidente, por vejez o a causa de alguna enfermedad. Y nosotros los humanos nos quedamos desamparados al verse marchar nuestro mejor amigo. Si a lo largo de nuestra existencia abrimos nuestro corazón a varios perros, tendremos que repetir este doloroso momento todas las veces que se asome algún hocico nuevo a nuestra vida.

En Gublog solemos tratar temas más livianos, porque los perros son animales que inspiran mucha alegría. Pero no podemos dejar de lado esta realidad que tendremos que vivir todos los propietarios de perros en algún momento. Frente al duelo cada persona es distinta pero vamos a intentar darte unas lineas generales que te podrían servir para guiarte en este momento.

Un duelo mal reconocido por la sociedad

Parte de la complejidad del duelo por un perro reside en el hecho que la sociedad no suele dar credibilidad a este sufrimiento. Los perros comparten nuestro día a día y son un miembro más de nuestra familia pero quien no disfruta de la compañía de uno no suele entenderlo. Podrás llegar a escuchar frases hirientes como “si solo es un perro” o “tengo un conocido que da cachorros, cógete uno y así te entretienes”. Es la manera (bastante torpe) que tienen estas personas para intentar ayudarte a pasar página, no suelen hacerlo con mala intención. En la edición 2017 del estudio “Qué sabemos de los perros” del Espacio Itaca, aprendemos que las personas que han pasado por esta situación ponen una nota de casi 9 sobre 10 al nivel de afectación sentido por la pérdida y una nota de 0,5 sobre 10 en cuanto a la comprensión de esta pérdida por parte de la sociedad. Tras la muerte de nuestro perro, muy rápidamente tendremos que volver a incorporarnos a la rutina del día a día, sin tener tiempo para cerrar bien las heridas. En Estados Unidos, algunas empresas ofrecen la posibilidad de pedir unos días de permiso pagado en el trabajo para afrontar la desaparición de nuestro amigo.

Si tu perro muere en un accidente

Las fases del duelo por un perro se pueden parecer a las fases del duelo humano. La negación, el enfado, la negociación, la depresión y finalmente la aceptación. En este tipo de casos cuando la muerte es repentina y anti natural nos invade un gran sentimiento de injusticia. Si el accidente ocurrió por algún descuido por tu parte, súmale la profunda culpabilidad que te invadirá. Es difícil, pero intenta pensar que no puedes retroceder en el tiempo y cambiar los acontecimientos. Volverás a repasar el guión de aquel día en tu cabeza miles de veces pero la realidad siempre seguirá siendo la misma y tu perro seguirá faltando. No te servirá de nada autofustigarte por lo ocurrido.

Cuando debes tomar la decisión de la eutanasia

Por muy dolorosa que sea esta decisión piensa que puede que haya llegado el momento de aliviar el dolor de tu amigo. Por todo lo que te ha aportado, en parte se lo debes. Porque hay momentos en que sufrir por sufrir no lleva a ninguna parte y que “ganar” algunas semanas con su compañía es una elección egoísta cuando ves el suplicio que supone cada día nuevo por él. Es importante acompañar a tu perro en este proceso. Es duro pero más tarde, saber que se ha sentido arropado hasta el final y has hecho todo lo que podías por él te ayudará a encontrarte mejor. Si puedes, intenta respetar sus costumbres y sus gustos, incluso en este momento. Compartí doce años con un bóxer que odiaba ir al veterinario. En cuánto reconocía el camino empezaba a arrastrar la pata y su habitual carácter jovial desaparecía por completo. Sin hablar del trato que reservaba al pobre veterinario. Se hizo mayor, enfermó y tuvimos que poner fin a sus sufrimientos a través de la eutanasia. Para que este momento fuese lo menos desagradable para él, pedimos a un veterinario que no conocía que viniese a nuestra casa. Ahí en su esquina favorita de la alfombra del salón, nos despedimos todos de él y se fue entre mimos y caricias.

En el mismo registro, hace unos años la historia de Duke se hizo viral. Sus dueños se tuvieron que resignar a practicarle la eutanasia porque estaba sufriendo un cáncer de huesos que ya le había costado la amputación de una pata. Pero tuvieron la idea de transformar este doloroso momento en una emotiva fiesta de despedida. Duke pasó su último día rodeado de familia y amigos, jugando en un parque acuático y comiendo hamburguesas.

duke hamburguesas

Acompañar a los niños en el duelo de un perro

La pérdida del perro de la familia puede ser la primera experiencia que tienen los niños con la muerte. Es muy importante explicarles lo que ha pasado y acompañarles en el proceso de luto. Porque más allá de ayudarles a lidiar con la ausencia de su confidente peludo en este momento, este primer contacto con el duelo les marcará para el resto de duelos que tendrán que pasar a lo largo de su vida. No debemos apartarles del proceso o esconderles la verdad. Adaptando nuestro discurso a la edad de cada niño, debemos explicarles lo que ha pasado e invitarles a expresar sus sentimientos sobre la situación. Puede ayudar proponerles realizar una pequeña ceremonia de homenaje a su amigo. En Edúkame ofrecen un curso online gratuito para ayudar a los niños a lidiar con el duelo de su animal de compañía.

Diferentes tipos de recursos para afrontar el duelo

Unas lineas más arriba hablábamos del Espacio Itaca. Se trata de un centro en Zaragoza dónde terapeutas y psicólogos ofrecen apoyo en los procesos de duelo. Tienen una formación específica para lidiar con la pérdida de animales. No hay que avergonzarse por sentir la necesidad de recibir ayuda y si ves que tras varios meses después de la muerte de tu perro sigues tan afectado que esto influye en tu día a día, este tipo de grupos de apoyo podrían ser muy útiles. Si prefieres llevarlo de manera individual, recuerda que en ningún momento debes sentirte avergonzado por el sufrimiento que estás sintiendo. Tu perro ha sido un gran compañero para ti y es lo más normal del mundo extrañarlo o llorar por su pérdida. Si lo necesitas, pon palabras sobre tu dolor,también puedes recopilar fotos o recuerdos. Los más clásicos lo harán en una caja o libreta y los amantes del mundo digital pueden hacerlo incluso en Internet. Existe una red social para rendir un último homenaje a nuestro peludo. En ella podemos subir fotos, vídeos, esquelas y encender velas virtuales en su memoria.

Algunos tienen más talento que otros a la hora de escribir algo emotivo sobre su perro. En 1981, cuando el actor Jimmy Stewart dedicaba estas bonitas palabras para su amigo Beau en un programa de televisión, más de uno (empezando por él mismo y el presentador) tuvo que parpadear unas cuantas veces para retener sus lágrimas:

Tómate tu tiempo para acoger a otro peludo

Algunas personas piensan que tu pena podría desaparecer y el vacío que sientes se llenará si adoptas otro perro enseguida. No suele ser la mejor decisión. No echas de menos tener un perro, echas de menos a tu perro, su carácter, vuestras rutinas y las costumbres que habéis ido forjando a lo largo de los años. Si adoptas a otro perro de manera precipitada es muy probable que te decepciones. Porque cada perro es único y no encontrarás en el perro nuevo lo que anhelas de tu perro perdido. El tiempo no lo cura todo, pero te ayudará a procesar la situación y llegará un momento en el que conseguirás aceptarla. Echarás de menos a tu perro, es inevitable. Pero el dolor se irá apaciguando poco a poco para dejar lugar a otro tipo de sentimientos. Cruzarte con un perro que se parece por la calle, volver a ver vuestras antiguas fotos o recordar un momento feliz de los dos te traerá una dulce nostalgia que dibujará una sonrisa en tu cara. Quizás sentirás la necesidad de volver a acoger un peludo en tu casa, o quizás no. Ambos casos son respetables.

Circula por las redes el testimonio de un veterinario que se quedó sorprendido por la sabiduría de un niño de seis años frente a la muerte de su perro. Le habían pedido practicar la eutanasia al lobero irlandés de la familia. Se querría asegurar que el niño entendiese bien todo lo que estaba pasando y hablando con él y sus padres, el niño les dio una explicación que traerá consuelo a más de un adulto: “Las personas llegamos a este mundo para vivir una vida llena y feliz, en la que aprendemos a querer a la gente y a ser buenos ¿no? Pues los perros ya saben cómo hacer todas estas cosas. Quieren a la gente y son muy buenos. Por eso se quedan menos tiempo entre nosotros”.

24 Comments

  1. Gracias por el artículo. Mi perro es joven pero sé que he de estar preparada… Mientras tanto, qué felices nos hacemos los dos ✌️

  2. Yo recién perdí a mi compañero Bruno,tuve que practicarle eutanasia no de la forma que yo deseaba y había leido que se debería hacer.Me siento culpable a pesar de saber que prolongarle la vida era un tema de egoismo propio.Así como dicen en el articulo,la gente no entiende que su perdida es a veces mas dolorosa que la de un familiar y no permiten que uno pase por el duelo a su manera.Gracias por el articulo,lastimosamente acá no hay un centro que ayude especificamente sobre perdidas de animales.

    • Hola Alberto,
      Sentimos mucho la pérdida de Bruno. Los perros dejan un vacío muy grande cuando se van. Decidimos escribir este artículo porque sabemos lo que se puede sentir en estos momentos y mucha gente no lo entiende. Si no hay ningún centro de ayuda cerca de donde vives, ¿quizás podrías buscar ayuda online? Te agradecemos por tu comentario, saber que ha resultado útil a alguien nos anima a seguir escribiendo para vosotros todas las semanas.

  3. Hola, hoy perdí a mi fiel amigo de 9 años, le detectaron hace una semana cáncer de hígado pero ya tenía metástasis, hoy le hicieron la eutanasia en casa, quedó dormidito muy tranquilo disfruto mucho horas antes pues lo llevamos a su lugar preferido y le dimos su comida preferida, se que a sido lo mejor para el , no quería ser egoísta, pero me invade la pena me gustaría saber cómo está , si está cerca de mi etc.. mñn lo incinerados será un día duro

    • Hola María José,
      Sentimos mucho la perdida de tu amigo, los perros dejan un hueco muy grande en nuestras vidas cuando se van.
      Estamos convencidos que has hecho lo mejor que se podía en un caso así, le has ofrecido una bonita despedida y lo has dejado marchar tranquilo, lejos del sufrimiento que podía tener por el cáncer.
      Has sido muy generosa con tu perro y seguramente esto te ayude a procesar mejor tu duelo por él.
      Te mandamos un abrazo y mucha fuerza para la incineración de parte de todo el equipo de Gudog.

  4. Perdí a mi Luna hace dos días es horrible este dolor que siento es incomparable, me siento hecha pedazos, la llevaba a caminar al parque al lado de mi otro perrito, pero ella salió corriendo inesperadamente, yo no tenía agarrada fuerte su cuerda y al momento q paso la calle venía un carro ella quedó en medio del carro no la agarro con las llantas pero de golpeó fuerte la cabeza con la parte de medio del carro ese golpee le provocó una hemorragia interna, murió en mis brazos a pocos minutos después, me la regalaron de 4 meses ahora ella ya tenía 13 meses de edad era una bebe la disfruté poco tiempo 9 meses estuvo a mi lado, ahora le pido a Dios me de fuerzas y fortaleza para superar este dolor 💔💔HASTA PRONTO MI LUNA 🌒 TE AMO MI NEGRA HERMOSA 🙏🙏 DIOS AYUDA 🙏

    • Hola Victoria,
      Sentimos mucho la perdida de Luna. Como explicamos en el artículo, no te sirve de nada sentirte culpable por lo que pasó o atosigarte rehaciendo una y otra vez el guión de este día en tu cabeza.
      Es mejor que te centres en lo bueno que le has aportado a Luna y en lo que habéis compartido juntas.
      Te mandamos un fuerte abrazo esperando que con el tiempo te vayas encontrando mejor.

  5. Hola! El 11 de mayo se fue mi amorcito chiquitín con casi 18 años. Tuvimos que dormirle y no lo supero. Era mi compañero, siempre estábamos juntos, era mi vida…Ya hace más de un mes y cada día le hecho más de menos y estoy muy deprimida…Es pronto para pedir ayuda psicológica? Me cuesta mucho afrontar la vida sin él… Te quiero, mi Loko ❤️

    • Hola Silvia,
      Que te sientas muy deprimida cuando hace tan solo un mes que ha fallecido tu compañero durante 18 años, es lo más normal del mundo.
      Como decimos en este artículo, a pesar de que la sociedad no suele darle importancia al dolor que podemos sentir por la pérdida de un animal de compañía, es un sufrimiento más que justificado.
      Llegamos a compartir con ellos muchas más cosas que con algunos seres humanos.
      Si a medida que vaya pasando el tiempo notas que te es imposible levantar cabeza y que las cosas van a peor, no dudes en buscar ayuda a tu alrededor.
      En el artículo damos el ejemplo del Espacio Itaca en Zaragoza, pero en otras partes de España seguro que podrás encontrar un profesional que pueda ayudarte con tu duelo.
      Sentimos mucho tu pérdida y te mandamos un abrazo de parte de todo el equipo de Gudog.

  6. carlos pérez sauto

    Yo acabo e perder a Elsa que era la sustituta de Trufa, a la que tuvimos que dormir hace un par de meses, tan solo ha estado con nosotros ese tiempo y ya hemos perdido otro perro que se estaba haciendo hueco en nuestros corazones ahora que hacemos, si la perdida de un perro es dura la de dos ya ni te cuento ¿ahora que hago? es como si me hubiese mirado un tuerto, la primera la puede superar más o menos bien, ahora con la segunda ¿que hago?

    • Hola Carlos,
      Sentimos mucho que tengas que pasar por la perdida de Trufa y Elsa, y encima de manera tan seguida.
      Si perder un perro es complicado, perder dos puede parecer insuperable.
      Desgraciadamente solamente el tiempo podrá ayudarte a llevarlo mejor. En el artículo damos una serie de pistas pero el duelo es un asunto muy personal, cada uno tendrá una manera distinta de llevarlo.
      ¡Te mandamos un fuerte abrazo desde Gudog!

  7. Hola! No hace mucho perdí a mi Boxer de 14 años y 4 meses… todo un superviviente. Tuvo un ACV y no se pudó hacer nada, hubo que practicarle la eutanasia. Me esta costando bastante levantar cabeza no me hago a la idea de no volver a ver esa carita, me ayuda bastante hablar pero cada vez que lo hago no paro de llorar y ver una y otra vez sus últimos momentos. Yo espero que el tiempo me ayude porque la verdad es que ahora es todo negro para mi…

    • Hola María,
      Sentimos mucho la pérdida de tu bóxer. Tras más de 14 años en su compañía, es más que normal que estés triste.
      También es normal que ahora que todo está muy reciente, pienses mucho en sus últimos momentos. Verás que con el tiempo las cosas irán mejorando y te quedarás con los agradables recuerdos de los buenos momentos vividos a su lado (que seguro que fueron muchos).
      Te mandamos un abrazo desde Gudog.

  8. La tristeza y pena me invade. Ayer perdí a mi perro Guti, mi amor incondicional y verdadero. En abril le detectaron una cardiopatía y edema pulmonar, que le afectó al hígado acumulándose liquido en él. Ha sido tratado por su veterinaria, la cual hizo todo lo posible para que estuviera estable, pero cada vez estaba peor. Al final tuvimos que ponerle la eutanasia, y me duele el alma, pero dentro de mí sé que fue lo mejor, ya descansa sin dolor. Me va a costar la misma vida, ha pasado solo 24 horas, pero él ha estado conmigo 11 años, y lo va a estar siempre.

    • Hola Laura,
      Sentimos mucho la pérdida de Guti. Han pasado solamente 24 horas y es normal que te sientes así. Pero también es importante que seas consciente que has hecho lo mejor para él, intentando hacer todo lo posible para que esté bien, aunque en un momento dado esto haya significado poner medios para no alargar su sufrimiento en vano.
      Justo ayer nos comentó una cuidadora de Gudog que existe en Alicante un lugar llamado “El Rinconcito”, consta de un árbol en el que las personas que han perdido a un perro pueden colgar una cinta en su recuerdo.
      Te dejo aquí un enlace donde podrá ver fotos: https://www.facebook.com/humanymal/posts/el-rinconcito-en-alicante-un-lugar-m%C3%A1gico-donde-recordar-y-celebrar-la-vida-de-l/897469853667558/
      Desconozco si estás cerca de Alicante, pero quizás existen más iniciativas de este tipo por la zona donde vives. Nos ha parecido una forma muy bonita de ayudar a las personas a lidiar con el dolor que les inflige la pérdida de un ser tan especial.
      Te mandamos un fuerte abrazo todos los que formamos parte de Gudog.

  9. Hola! A se unos minutos se fue mi amorcito nena . Me siento con la moral muy baja. Era mi compañera, siempre estábamos juntos, ella era mi vida me duele mucho estar sin ella, siento que no tengo vida sin ella y no puedo superar el dolor de mi gatita que murio hace 3 años. ¿Como me aliviaria de este dolor grande de mi corazón?

    • Hola Antonio,
      Sentimos mucho la pérdida de Nena y esperamos que el tiempo te ayude a encontrarte un poco mejor.
      Si a medida que pasan los meses no encuentras mejora, no dudes en buscar ayuda a tu alrededor como mencionamos en el artículo.
      Te mandamos un fuerte abrazo desde Gudog.

  10. Hola!
    Ayer por la tarde perdí a mi labradora, tona, de 13 años y 7 meses. Llevábamos juntas desde que ella tenía tres semanas, ha sido una perra muy intensa y delicada y por eso todavía la echo más de menos. Le practicaron la eutanasia en la clínica y le costó muchísimo dosis dormirla. Se resistía a irse pobreta. No hace ni 24 h de su pérdida y Dios! Como duele. Nunca hubiera imaginado tanto dolor y la compañía que nos hemos hecho. Todo me recuerda a ella y encima me siento culpable porque tengo un bebé de 4 meses que me sonríe y yo le lloro.
    Muchos ánimos a tod@ s que estamos en la misma situación. Tona, siempre estaremos juntas. Te quiero

    • Hola Angeles,
      Tu mensaje es muy bonito, sentimos mucho la pérdida de Tona.
      No te sientas mal por estar triste, es más que normal en un momento así.
      Te mandamos mucho ánimo y te damos la enhorabuena por haber tenido un bebé.
      Seguro que te ayuda mucho a mantenerte la cabeza ocupada en estos momentos complicados.
      Un saludo.

  11. Mi angelito marchó hace unos días.Se llamaba Dino.Estuvo conmigo casi 14 años.Una mala persona lo envereno.Su veterinario consiguió estabilizarlo 4 meses pero al final tuve que ponerle la inyección pues le sobrevino una pancreatitis aguda a consecuencia del vereno.No se podía hacer nada más.Se durmió confiado a mi lado.Quando se paró su noble corazón mi reloj de pulsera también se detuvo.Extraño pero cierto.Son aquellas cosas que no tienen explicación.Estoy muy triste.Lloro mucho pero se que hizo cuanto pude por el.Ahora está en el cielo de los perritos.Vuelve a ser feliz.La gente no lo comprenden.Me dicen adopta otro.En verdad los perritos nunca mueren ,duermen al lado del corazón.Lo mandé incinerar.Ahora está en nuestro salón.Me consuela ver su pequeña urna.Te quiero Dino.Mi pequeño cooker negrito.♥️🐕♥️

    • Hola Maria,
      Sentimos mucho lo que le ha ocurrido a Dino. Desgraciadamente algunas personas dejan trampas y veneno para los perros. Nosotros no entendemos muy bien por qué hacen este tipo de cosas, pero las hacen.
      Piensa que has hecho todo lo que has podido para Dino y que lo has acompañado de la mejor manía posible.
      Te mandamos un fuerte abrazo de parte de todo el equipo de Gudog.

  12. Hace un dia,tuve que sacrificar a mi compañero del alma despues de 10 años con nosotros.Aunque a algunos les resulte horrible lo que voy a decir el dolor es casi tan grande como cuando perdi a mi marido…se que muchos no lo entenderan….pero desde entonces era mi compañero.De repente nos dijeron k tenia un tumor que le produjo metastasis pulmonares…Era eutanasia o dejarlo ver como se iba apagando.Decidimos sacrificarlo…no se si hice bien..solo se que no queria verlo sufrir..No se si podre superar su perdida…lloro todo el dia y le hecho mucho de menos…es otro duelo k tengo q pasar..pero lo estoy pasando fatal…to d o me recueda a el..

    • Hola Paqui,
      Sentimos mucho la perdida de tu perro. No lo dudes, si tenía metástasis, la decisión de la eutanasia ha sido la mejor que podías tomar.
      Le has hecho un gran regalo de despedida: evitarle sufrimientos innecesarios.
      Te mandamos un fuerte abrazo en este momento muy difícil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.