Limpiar los oidos de tu perro : nuestras recomendaciones

Limpiar oídos perro

De entre todos lo cuidados que podemos dar a nuestro perro nosotros mismo, posiblemente limpiar los oidos sea el más olvidado. Como es el caso con los humanos, los oídos de los perros son una parte sensible de su cuerpo, por lo que también debemos prestarles especial atención.

Difiere entre las razas y morfologías de los perros pero de manera general el conducto auditivo de los canes tiene una forma de L, lo cual hace el uso de bastoncillos inútiles: empujarían la suciedad al fondo con el riesgo de formar un tapón. Además, el perro puede estar molesto al introducirle el bastoncillo por el oído y al moverse le podríamos hacer mucho daño.

Con una limpieza de oídos ayudarás a tu perro a prevenir enfermedades como la dolorosa otitis, detectar parásitos, suciedad o heridas, y por supuesto mantener limpia una de las partes de su cuerpo más vulnerable.

Existen razas de perros que por sus características físicas son más propensas a tener los oídos sucios, como los beagles o los cockers que tienen las orejas caídas y peludas.

La frecuencia con la que debes limpiar los oidos de tu perro es de una vez por semana, y seguramente siempre tendrá algo de suciedad o exceso de cera que debas retirar. Hacerlo con más frecuencia sería contraproducente y podría causar irritaciones y molestias a tu mascota.  Si tu perro se rasca o se sacude las orejas en exceso, te está diciendo que hay algo que le molesta. Deberás acudir a tu veterinario para que le haga una revisión.

Si te preocupas por limpiar los oidos de tu perro con frecuencia le ayudarás a prevenir enfermedades como la dolorosa otitis

Para realizar una buena limpieza de oídos a tu perro es conveniente encontrar un lugar donde él se sienta cómodo y tranquilo. Esto evitará que se revuelva en medio del proceso pudiendo causarle algún daño. La cera de los oídos está formada por sebo, células muertas, partículas de suciedad… al ser un cuerpo graso no se disuelve con el agua. Conviene usar un producto o suero fisiológico. Los productos específicos de limpieza auricular ayudan a reducir la cantidad de cera, para luego proceder a hacer una limpieza completa “a mano”. Aún aplicándole un limpiador de oídos siempre tienes que asegurarte de que no queden resto de suciedad de las siguiente manera:

La gasa es el tejido más recomendado para limpiar los oidos de nuestro perro

Es higiénico y no se deshace  (como es el caso del algodón por ejemplo). Enrolla un poco de gasa alrededor de tu dedo (utiliza uno acorde con el tamaño de la oreja de tu perro), y ve pasándolo suavemente por las paredes para limpiar los oidos. Repite este proceso cambiando de gasa cada vez, hasta que al sacarla veas que está limpia. Haz lo mismo en el otro oído. No se puede limpiar un oído con la misma gasa que limpiaste el otro, ya que en caso de tener un infección en uno la contagiarías al otro.

Si decides usar un producto especial para limpiar los oídos de perro antes de pasarle la gasa, deja que tu veterinario te enseñe cómo hacerlo con total seguridad. Aunque una limpieza regular con gasa es suficiente para mantener los oídos de tu perro limpios y seguros de infecciones.

 

limpiar los oidos perro

 

Si observamos que nuestro perro sacude mucho la cabeza, intenta rascarse con objetos o sus pezuñas y presenta una irritación tendremos que acudir al veterinario. Sobre todo si se desprende un fuerte olor o si se producen secreciones en los oídos. Seguramente se trata de una infección como puede ser la otitis y el perro necesitará un tratamiento médico que puede incluir antibióticos.

Y ahora que tu perro tiene los oídos limpios, puedes seguir cuidando de su higiene con nuestro artículo sobre formas de limpiar los dientes de tu perro con huesos y juguetes.

 

Escribir un comentario.