Qué hacer para que tu perro venga cuando le llamas

perro_venga_llamada

Probablemente sea una de las mayores preocupaciones de los que compartimos la vida con perros y además una de las mayores consultas a educadores caninos:

“Tengo miedo a soltar a mi perro en la calle por si no vuelve”.

“Cuando estamos en el parque y llamo a mi perro nunca viene”.

“Mi perro huye de mi cuando quiero llevármelo a casa”.

“¿Qué hago para que mi perro venga cuando le llamo?”

La llamada es una de las órdenes más importantes que debe aprender el perro desde que llega a casa, tanto si ya es adulto como si se trata de un cachorro. Conseguir que tu perro venga cuando le llamas no sólo te ahorrará tiempo corriendo tras él y gritándole cuando es hora de irse del parque, sino que podrás ayudar a garantizar su seguridad.

Cuando un perro es cachorro es mucho más fácil mantener su atención y que acuda a ti puesto que a esa edad eres lo más llamativo y divertido del mundo pero con la edad el perro comienza a sentir curiosidad y atracción por lo que le rodea, el mundo le parece algo mucho más interesante que nosotros. Por eso es muy importante comenzar a enseñar este comando desde pequeño,y como siempre, de forma amable.

Algunos perros han desarrollado incluso una gran habilidad de persuasión para no venir, y para muestra este Husky parlanchín:

¿Qué vamos a necesitar para enseñar a que nuestro perro venga cuando le llamamos?

Para empezar, tu perro debe estar descansado y en condiciones de trabajar y aprender. Además, debes comenzar a entrenar en un lugar con pocos estímulos, como puede ser en casa. Debe estar atado con correa y un arnés o collar cómodos. Y por supuesto, necesitarás una buena ración de sus chuches preferidas.

 ¿Cómo enseñamos la orden?

Con nuestro perrete atado en correa, dentro de casa, diremos la palabra que utilizaremos para llamarle y le damos inmediatamente el premio. Lo importante al principio es que el perrete asocie la palabra con la chuche. Tras unas repeticiones nos alejaremos un poco de él y le volveremos a decir la palabra para premiarle cuando se acerque. Seguiremos repitiendo este proceso y poco a poco aumentaremos el nivel de dificultad: desde distancias mas alejadas, en otras habitaciones fuera de la vista del perro, añadiendo distracciones que puedan tentar al perro a no acudir….

Una vez el perro haya comprendido la orden y acuda la mayor parte de las veces a la llamada en casa, podremos empezar a practicar en la calle. Recuerda que la calle es un estímulo en sí muy fuerte para el perro así que allí deberemos empezar también poco a poco, atado y en momentos en que no haya perros, juegos o cosas que llamen demasiado su atención.

Es un ejercicio que debes repetir todos los días, en cortos períodos de tiempo para no sobrecargar al perro y no pierda el interés por el premio.

Recuerda terminar el ejercicio tras una buena llamada, nunca tras fallar o si le notas frustrado. La última experiencia en un entrenamiento es muy importante para que en la siguiente sesión esté motivado, por ello si crees que no va a acudir o el grado de dificultad es muy grande, quita estímulos o hazle más fácil el ejercicio para que lo consiga.

perro_venga_llamada

Consejos

Nunca llames a tu perro para algo que no le guste. Si el perro por ejemplo, asocia que le llamas para regañarle, dejará de acudir a tu llamada.

Cuando vayas a llamarle para atarle o iros de una zona de interés para el perro, antes de marcharos juega con él,  dale unas chuches pero no te vayas directamente.

Utiliza un tono amable y divertido para llamarle. Si tu voz es demasiado firme o seria puede que se lo piense dos veces antes de ir, especialmente si está acostumbrado a escuchar ese tono cuando ha sido regañado.

Premia siempre al perro si viene, aunque haya hecho algo que no te gusta antes de acudir.

Comienza a meter distracciones en las sesiones poco a poco. Si tu perro falla varias veces disminuye el nivel de distracciones y ve incrementando la dificultad más despacio.

Mantén a tu perro atado en las sesiones de entrenamiento, así evitarás que pueda marcharse hacia otro lugar.

Si tu perro no viene al comando, no lo repitas otra vez, ve y cógelo.

Si corre o huye no vayas detrás de él, a los perros esto le resulta un juego muy divertido. En vez de eso, corre en dirección opuesta, hazle ver que lo más divertido es ir hacia ti. Puedes mostrarle uno de sus juguetes preferidos o algo que sea irresistible para tu perro.

Si tienes un peludo experto en cazar rastros y alejarse de ti, necesitarás algún sonido más fuerte para que tu perro venga. Para ello puedes trabajar la llamada utilizando un silbato de ultrasonido. Será tan fácil como seguir el mismo procedimiento que con la palabra pero esta vez sólo emitiendo el sonido del silbato antes de premiar.

¿Qué hacer si la palabra que usas ya no funciona con tu perro?

Antes de comenzar a trabajar la llamada con tu perro debes tener en cuenta que es muy importante que la palabra que escojas para llamarle no la tenga ya demasiado escuchada o “mal asociada”, especialmente si ha sido regañado alguna vez tras escucharla. Si te das cuenta de que la palabra no funciona, cámbiala por otra y comienza el entrenamiento desde el principio para que la asociación sea 100% positiva. Así conseguirás que el perro venga cuando le llamas de una forma mucho mas fiable.

 

 

5 Comentarios

  1. En el parque también ayuda llamarle, darle un premio, ponerle la correa y soltarle de nuevo. Para que así no asocie tu mano en la correa con irse del parque (algunos perros lo hacen y ni con chuches obedecen). Si ve que puede seguir jugando, volverá porque sabrá que no siempre os iréis con esa orden.
    Buen post y mucha paciencia a los dueños. Esto no se aprende en un día y hay que dejar que el perro aprenda poco a poco (mejor afianzar que correr demasiado). Con tiempo y paciencia, al final puede hacer caso incluso sin chuche, solo con unas caricias de premio.

    Reply
  2. Hola! Tengo un Border Collie de 10 meses. Es muy obediente excepto si detecta un estímulo intenso como puede ser otro perro o, en su caso, el mar. En cuanto fija su atención en esos estímulos, nada puedo hacer para pararlo, al rato vuelve, pero no lo puedo detener, vivo cerca de una carretera y eso es un peligro que le condena a ir siempre atado, que puedo hacer par corregir ese problema? He pensado en un collar eléctrico, pero me da pena…Muchas gracias!

    Reply
    • ¡Hola Andrés!

      Probablemente tengas que entrenar mucho más la llamada para que sea efectiva, comenzando siempre en entornos con estímulos que llamen menos su atención para poco a poco ir aumentando la dificultad. Es fundamental garantizar la seguridad de tu perrete y si vives en un lugar con carretera te recomendamos sacarle a pasear por el momento con una correa muy larga, para que pueda pasear con libertad y podáis entrenar con total seguridad.

      Los Border Collie tienen en su carga genética un instinto muy fuerte de perseguir objetos en movimiento, de ahí que sean una de las razas para pastoreo por excelencia. Es conveniente que contactes con un educador canino en la zona que te pueda echar una mano, no recomendamos el uso de collares de descarga, puedes empeorar el estado emocional de tu perro gravemente.

      ¡Un saludo!

      Reply
  3. Mi perrita teckel acude a la llamada en casa, le he enseñado algunos trucos y es muy obediente, aunque en la calle jamas acude a mi llamada, pero acude a a la llamada de absolutamente cualquier otra persona enseguida.
    Como puedo solucionar este problema?

    Reply
    • ¡Hola Elena!

      Es muy importante tener en cuenta dos cosas: que tu perro sepa que si acude a tu llamada, obtiene algo a cambio, y que no relacione la llamada con irse a casa.

      Cuando estéis en la calle, deberás llevar su chuche favorita, y hacer llamadas cada x minutos, premiarle por acudir y liberarlo (puedes decir, “Anda a jugar”, o “libre”, pero recuerda no ponerle la correa ni agarrarlo). Aleatoriamente, en una de las llamadas sí que te lo llevarás a casa, pero nunca será en la primera o segunda llamada.

      ¡Esperamos que te funcione!

      Loly de Gudog

      Reply

Escribir un comentario.