Consejos para relajar a tu perro ante los fuegos artificiales

La Navidad es una época tradicionalmente asociada a los reencuentros familiares, las comilonas, los villancicos y las listas de propósitos de año nuevo. A menudo hay tiempo para volver a ver a aquellas personas con las que llevamos tiempo sin ponernos al día, para descansar y para dedicarle todavía más tiempo a nuestros amigos de cuatro patas.

Y, sin embargo, hay un elemento bastante menos positivo que se repite todos los años por estas fechas y que los perros sufren de forma traumática sin que quienes lo provocan sean conscientes de sus consecuencias: la pirotecnia. Mientras que algunos animales tienen suficiente con correr a esconderse o acurrucarse junto a nosotros, otros lo pasan mucho peor…

Si quienes usan estos artefactos vieran en sus hogares cómo la pirotecnia provoca lloros, temblores, agresividad e incluso la muerte de miembros de su familia, quizá verían con otros ojos una práctica prohibida por casi todas las ordenanzas municipales con la que habría que ser menos laxos en unas fechas que deberían ser de paz y disfrute para todos. Porque, por si no lo sabías, el pánico no afecta sólo a los perros, sino a toda la fauna, doméstica o silvestre, a las personas con autismo e incluso a los bebés.

¿Y qué podemos hacer quienes tenemos un perro en casa ante la fobia a los fuegos artificiales? Lo primero, llevar a tu peludo siempre con correa para evitar que el ruido de un petardo provoque que lo pierdas o sea atropellado. Son muchos los casos de animales que debido a la ansiedad provocada por los ruidos echan a correr y acaban perdidos. La prevención es siempre nuestra mejor aliada y llevar atado a tu perro durante estas fechas, además de evitar los lugares y horas de mayor actividad, es importante para evitar una desgracia.

Que te sienta cerca en los momentos más estresantes, así como cerrar puertas, ventanas y persianas que limiten el ruido y los destellos son medidas básicas para minimizar la ansiedad provocada por los fuertes estallidos.

En Youtube encontrarás multitud de sesiones de música relajante especialmente pensadas para estos momentos, aunque ruidos que tu perro tenga presente en el día a día, como los de la radio, la televisión o incluso la lavadora, pueden amortiguar los sonidos de los petardos y hacer que la situación sea más llevadera. Eso sí, tampoco exageres y montes una performance activando mil artefactos al mismo tiempo: la clave está en que el animal viva ese momento como uno más y en que no perciba que ocurre algo extraño. 

Intentar focalizar su atención en el sentido del gusto o en el olfato en vez de en el auditivo es otra medida interesante. Si tienes la suerte de que tu perro no pierde el apetito en estos instantes, premiarle con snacks especiales le mantendrá ocupado un buen rato.

Es importante que el primero que esté tranquilo seas tú para que el animal perciba que todo está bien. Si te pones nervioso ante sus reacciones, estarás perdido. Aunque te pueda costar, intenta no mimarle de más para que no refuerce su sensación de encontrarse en una situación de peligro. Cuídale como siempre haces, pero no actúes de forma excesiva o estará en alerta.

Si crees que tu compañero lo pasa realmente mal, te recomendaríamos hablarlo con su veterinario e investigar sobre terapias con expertos que ayuden a desactivar el pánico. Aunque verás que en internet abundan los vídeos con ruidos de fuegos artificiales para tratar de desensibilizar a tu perro, esto requiere de mucho tiempo y el consejo de un especialista.

Infórmate también sobre complementos alimenticios antiestrés y lee sobre el interesante método TTouch, creado por la canadiense Linda Tellington-Jones, que propone toques específicos para liberar la tensión del animal y vendajes relajantes que aportarán más seguridad a nuestro mejor amigo.

Y recuerda concienciar a las personas con las que compartas tiempo estos días del sufrimiento que causa la pirotecnia en los animales, con el objetivo de que entre todos consigamos suprimir una práctica que puede provocar incendios, mutilaciones y otros tantos daños irreparables en humanos y animales. ¡Crear una Navidad mejor para todos es posible!

One Comment

  1. lizeth hernandez

    algunas personas tienen diferentes métodos para tranquilizar a sus mascotas ante los fuegos artificiales por ejemplo; envolver al perro en un trozo de tela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.