¿Ha afectado el confinamiento a nuestros perros?

Desde el pasado marzo de 2020, estamos viviendo una situación difícil para todos debido a la pandemia mundial por Coronavirus. Aunque a veces cueste recordar esos días en los que todos estábamos encerrados en casa, fueron casi 100 días los que estuvimos confinados. En nuestro vocabulario se incluyeron de golpe algunos términos que rara vez habíamos utilizado: pandemia, confinamiento, estado de alarma, cuarentena, desescalada… Y esperábamos ansiosos el veredicto quincenal que nos decía si seguíamos confinados otras dos semanas más. Durante todo ese tiempo hay algo que sí pudimos hacer (además de la compra tras largas colas de espera): durante la cuarentena pudimos salir a pasear con nuestros perros.

Las redes se llenaron de memes de gente intentando conseguir un perro para poder respirar aire fresco durante unos minutos al día. Y los propietarios de perros fuimos envidiados por todos aquellos que no tenían a un peludo como mejor amigo. Pero el confinamiento también ha cambiado la vida de nuestras mascotas. ¿Cómo ha afectado el confinamiento a nuestros perros?


Rutinas en casa

Photo by Chewy on Unsplash

Como bien sabemos, los perros son seres de hábitos. Mantener todo lo posible sus rutinas y horarios es vital para su salud y comportamiento. Los perros también tienen una rutina en casa, y ésta ha sido la mayor afectada durante el confinamiento:

  • Hemos estado 24 horas con ellos. A la mayoría de los propietarios les ha cambiado la vida durante el confinamiento: han pasado de estar entre 6 y 10 horas fuera de casa, a estar todo el día encerrados. Aquellos perros acostumbrados a estar solos durante muchas horas a lo largo de toda la semana, han tenido la compañía de sus dueños 24/7. ¡Y nadie les ha explicado nada!
  • ¿Les hemos dado más comida? Es posible que al estar tantas horas con ellos los premios y chuches hayan aumentado. Antes de todo esto los perros que estaban solos durante muchas horas al día, comían entre 2 y 3 veces su comida y algún premio como extra. Durante el confinamiento es probable que hayamos descuidado un poco la dieta de nuestros perros dándoles de nuestra comida o aumentando las chuches y premios.
  • La vida en casa ha cambiado. Si eres miembro de una familia grande sabrás que el confinamiento a veces se ha visto afectado por esto ya que probablemente nunca hayáis pasado tanto tiempo en casa todos juntos. Pues bien, esto también le afecta a tu perro. Más ruidos, más estrés, más atención. ¡Adiós a sus horas de tranquilidad!


Rutinas en los paseos

Photo by Motta Produções on Unsplash

Aunque durante el estado de alarma nos dejaran salir a pasear a nuestros perros, la rutina en las salidas también cambió y nuestros perros se han visto afectados.

  • El tiempo de paseo ha disminuido. Teníamos permitido salir a pasear pero no podíamnos alejarnos más de un kilómetro, las salidas debían ser mínimas y con el tiempo justo para que el perro hiciera sus necesidades. Según un estudio de la Fundación Affinity, el tiempo de paseo ha disminuido considreablemente: si antes solo el 11% de los propietarios paseaban a su perro menos de 30 minutos, durante el confinamiento esta cifra ha aumentado hasta el 52%.
  • Nuestros perros no volvían cansados de los paseos. Los paseos durante el confinamiento ya no eran los mismos de siempre. Muchos parques estaban cerrados y cumpliendo con lo recomendado, no pudimos soltar a nuestros perros para que corrieran libremente. Para la mayoría de los perros poder correr durante unos minutos al día es esencial y durante los meses de cuarentena no han perdido la misma energía que de costumbre.
  • No han socializado con otros perros. Aunque no todos lo perros son sociables, muchos de ellos necesitan jugar y socializar con otros de su especie. Tampoco pudieron hacerlo en exceso durante el confinamiento, y esto, a posteriori, ha podido traer problemas.


¿Cómo ha afectado en el comportamiento de nuestros perros?

Photo by Ryan Stone on Unsplash

Aunque hay perros que no han presentado problemas de conducta tras el confinamiento, muchos propietarios hemos notado algunos cambios en el comportamiento de nuestros perros. Por ejemplo:

  • Ansiedad por separación. Con la «nueva normalidad» hemos vuelto a salir de casa y hemos vuelto a estar menos horas con nuestras mascotas. Algunos de los perros que antes del confinamiento no tenían este problema de conducta, lo han desarrollado tras estos meses de encierro. ¡Y es que es normal!
  • Agresividad o problemas al socializar con otros perros. Como hemos dicho anteriormente, los perros son seres de rutinas, y tras un largo periodo sin socializar puede que necesiten un poco de tiempo ahora que ya pueden volver a relacionarse con otros perros. No te preocupes, volverá a ser el de siempre, solo necesita tiempo.


¿Qué podemos hacer para que nuestros perros vuelvan a la normalidad?

  • Haz que su rutina vuelva de forma progresiva. Si has vuelto a pasar muchas horas fuera de casa y tu perro vuelve a estar solo, intenta que eso cambie poco a poco. Aprovecha tus horas en casa para jugar con él, dad paseos más largos y deja que corra y olisquee todo lo posible. También puedes contar con los cuidadores de Gudog si necesitas que alguien lo pasee o cuide de él durante unas horas.
  • Retoma el contacto con otros perros. Si tu perro siempre ha sido un perro sociable y ahora le está costando relacionarse, intenta que socialice con algún perro conocido, que salude a los perros con los que os encontréis y que juegue con sus viejos amigos del parque.
  • Entiende su comportamiento y ayúdale a volver a la normalidad. No te frustres si tu perro tiene algunos comportamientos que antes no tenía. No te enfades si ladra o está más inquito en casa. Pueden ser algunos signos de estrés. Intenta adaptarte, entendertele y ayudarle a retomar sus hábitos.


¿Qué hacemos si volvemos a otro confinamiento?

Photo by Xavier Mirabelli-Montan on Unsplash

Lo bueno es que no nos pilla de nuevas y ya conocemos agunos trucos para evitar que nuestros perros puedan verse afectados por un nuevo confinamiento. ¿Qué debemos hacer?

  • Dosifica el tiempo que pasas con él y la atención que le das. Recuerda que volveremos a salir y las horas en casa volverán a reducirse. Y aunque no puedas salir de casa, trata de darle su espacio y no estar pendiente de él constantamente.
  • Déjale su espacio. Igual que nosotros, ellos también necesitan tener su espacio libre de ruidos y compañía. Si volvéis a ser muchos entre las mismas cuatro paredes, guarda un sitio para él donde nadie más acceda. Si necesita estar solo, sabrá donde acudir.
  • ¡Ojo con la comida! No caigamos en el mismo error, es importantísimo mantener sus horarios y cantidades de comida. Exactamente igual que antes del confinamiento.
  • Mide el tiempo y la calidad en los paseos. Dependerá de las restricciones, pero debemos intentar mantener la rutina de paseo de nuestros perros para que su gasto de energía y sociabilización no cambie.
  • Ayúdale a cansarse desde casa. Los juegos interactivos y los juguetes tipo Kong serán tus mejores aliados a la hora de ayudar a tu perro a gastar energía. ¡Y sin moverte de casa!

Aunque el confinamiento ha afectado a nuestros perros y muchos de ellos están más nerviosos y excitables, a nosotros, sus dueños, nos ha ayudado mucho tenerlos al lado durante el encierro. Según el estudio Juntos en Casa, de la Fundación Affinity, más del 70% de los propietarios de perros y gatos asegura haber pasado un mejor confinamiento junto a ellos. Y es que tanto acariciar a nuestas mascotas como tenerlos al lado, nos ayuda a superar mejor los momentos difíciles.

Ellos están siempre que los necesitamos, ya sabes qué hacer para ayudar a tu mejor amigo cuando te necesite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.