El Westy, un aventurero por naturaleza

Westy Pixel

Hoy tenemos una autora invitada en Gublog: Ángela es la feliz propietaria de Pixel, un adorable westy. Juntos, llevan el blog Diario Westy donde comparten sus aventuras y toda una serie de consejos para propietarios de perro. Como experta en la materia nos viene a contar la historia de esta adorable raza de perros y nos da alguna que otra recomendación sobre los mejores cuidados para tener un westy feliz.

Orígenes del westy

Los terriers de patas cortas de Escocia fueron los antepasados de los ahora conocidos como West Highland White Terriers, o como se les conoce más familiarmente, Westys. Fueron criados para ser perros de trabajo, cazadores intrépidos de ratas, conejos, tejones y zorros. De hecho, se cuenta que la raza se empleaba en este tipo de tareas por la fuerza excavadora de sus patas delanteras y la robustez de su cola. El westy se lanzaba en las madrigueras para perseguir zorros, conejos u otro tipo de animales y si se quedaban atascados, el cazador solamente tenía que tirar de su cola para liberar al perro. Originalmente, el color de su pelaje variaba del negro al rojo, beige o blanco, pero actualmente uno de sus rasgos característicos es su pelo banco.

La leyenda de cómo los Westys consiguieron su blanco pelaje

La historia de cómo el Westy fue criado selectivamente para conseguir su pelaje blanco inmaculado es toda una leyenda. Todo empieza cuando el coronel Malcolm se va de caza con sus pequeños terriers marrones, y accidentalmente dispara a su can favorito, confundiéndolo con un zorro.

Para que esto no volviese a ocurrir, Malcolm empieza a desarrollar un perro que desempeñe todas las funciones de un terrier de trabajo, pero con un pelaje blanco que no se confunda accidentalmente con la presa.

Para ello, seleccionó a los cachorros más claros de las camadas de Cairn terrier, y los crió sin cruzarlos con perros más oscuro, creando así terriers de un color blanco puro.

La raza fue registrada oficialmente como West Highland White Terrier en 1907, en la exposición canina Crufts en Inglaterra. Eligiendo ese nombre por la región donde se originó, las Tierras Altas del Este de Escocia.

Apariencia

El West Highland White Terrier es un perro compacto con una trufa negra y unos ojos negros e inteligentes.
Lo más distintivo de esta raza son sus patas cortas, sus orejas pinadas y su cola recta hacia arriba. Sin olvidarnos de su manto de pelo blanco. Este manto debe estar compuesto por una capa superior espesa y dura, y otra capa inferior más corta, y menos áspera. Como la mayoría de terriers, su pelo requiere una muda regular para dejar sitio al pelo nuevo que está creciendo.

El cuidado del pelo

Como los Westys tienen el pelo duro, el pelo muerto no se les cae de manera natural, por lo que es necesario quitárselo manualmente. ¿Cómo? Con la técnica stripping. La idea es arrancar el pelo muerto con los dedos o una cuchilla especial. Pero tranquilos, este proceso no es doloroso para el perro, pues el pelo ya está muerto y no tiene ninguna conexión con los nervios. Con esta técnica, se mejora la calidad del pelo, pues sale más fuerte y el color de la capa es más intenso.

Tamaño y peso

El tamaño ideal para un macho es 28 cm de altura, mientras que el de las hembras es 25 cm. Los adultos están entre 7 y 10 kilos de peso, aunque no es raro encontrar Westys que superan esa cifra.

Salud

La esperanza de vida de esta raza es de 12 a 14 años. El mayor problema que presentan los Westys es la dermatitis. Esta inflamación es debida, en su mayor parte, a no practicar el corte de pelo con la técnica stripping. El pelo muerto que no le quitamos se queda dentro del folículo piloso (el agujerito por donde sale), y el pelo nuevo no puede salir correctamente, generando picores, malestar, y un pelo débil. Por eso es tan importante realizarle el corte de pelo adecuado de forma continuada e ininterrumpida. Es importante secar bien las patas, incidiendo en la zona entre las almohadillas, tanto cuando lo bañamos, como cuando vuelve de la calle, y se han mojado las patas. Así eliminaremos toda la humedad. También hay que revisarles los oídos semanalmente para ver si hay indicios de infección, irritación o acumulación de cera. Si lo hay, hay que limpiarlos regularmente con un limpiador para oídos y un bastoncillo largo. Y como al resto de perros, se recomienda cepillarle los dientes por lo menos una vez por semana para prevenir la acumulación de sarro.

Socialización

La socialización con otros perros es esencial para un Westy. Esta debe comenzar temprano, a los pocos meses. Los Westies son más tolerantes con otros perros que muchos de sus primos terriers, pero si no se socializan, pueden convertirse en perros ariscos y agresivos. Son naturalmente cautelosos con los extraños, pero no son agresivos con la gente.

Carácter

El carácter del Westy es aventurero por naturaleza. De sus antepasados conserva su pericia para cazar, su deseo natural de perseguir cualquier cosa que se mueva, y su entusiasmo por explorar y curiosear. Es un perro adaptable, versátil y activo, que requiere poca cantidad de mimos debido a su carácter independiente. Destaca sobre todo su valentía, curiosidad, intrepidez y tenacidad. Son obstinados e independientes, y generalmente no les gusta que les digan lo que tienen que hacer.

Les encanta estar plenamente involucrados en toda la actividad del hogar, y no es raro encontrarlos hurgando en armarios, bolsas, y cualquier cosa nueva que llega a casa. Curiosos, les encanta mirar constantemente por la ventana para mantenerse al tanto de los acontecimientos del vecindario. Los Westys son excelentes vigilantes, ladrando al menor ruido que oyen, lo que les convierte en la mejor alarma que puedes tener. Son amigables con otros perros y disfrutan jugando con los niños. Un verdadero compañero para familias de todos los tamaños y edades. Son, de hecho, todo lo que se puede desear de una mascota: fiel, comprensivo, y devoto.

Actividad

Aunque son perros pequeños, los Westys requieren ejercicio regular para estar felices. Necesitan paseos a diario, y un tiempo de juego para estrechar los lazos con su familia humana. Les encanta el aire libre, sobre todo revolcarse y rodar de un lado a otro por una buena mata de hierba. Además de su físico, también necesitan entrenar su mente. Si no encuentran una manera productiva de canalizar su energía, empezarán a destrozar cosas, o a hacer agujeros en el jardín.

Ángela,  la autora de este post siempre ha sido una enamorada de los animales, pero sobre todo de los perros. De pequeña recató a un perrito de un hogar en el que le maltrataban. Hace poco tiempo que Pixel entró en su vida. De él nos cuenta que “Pixel es el mejor perro del mundo, o por lo menos el más bueno. Jamás ha mordido ni ha roto nada, ni mío ni de casa. Los Westys suelen ser independientes y poco cariñosos, pero Pixel es todo lo contrario. Se porta súper bien y es un amor.” De eso no tenemos duda, sobre todo cuando vemos la carrita de bueno que tenía Pixel de cachorro, cuando llegó a la vida de Ángela.

Westy Pixel cachorro

Que sean pequeños o grandes, en Gudog nos encantan todos los perros. Si eres como nosotros, no te pierdas nuestros artículos sobre otras razas como el chihuahua, el golden retriever o el bulldog francés.

Escribir un comentario.